domingo, 25 de mayo de 2008

Sonda ‘Phoenix’ llegó con éxito a Marte


Se posó sobre suelo marciano a las 5:38 p. m.,hora de Costa Rica

Robot estudiará el hielo del polo norte del planeta en busca de rastros de vida

Washington y Pasadena. Dpa y Reuters. La sonda espacial estadounidense Phoenix tocó suelo ayer en Marte luego de un viaje de casi diez meses y un recorrido de 680 millones de kilómetros, en lo que era considerado una peligrosa maniobra.

Según la NASA, la sonda, que partió de la Tierra el 4 de agosto del 2007, se posó exitosamente en el polo norte de Marte a las 23:38 GMT (5:38 p. m., hora de Costa Rica), de ayer.


Quince minutos después, el centro espacial de Pasadena, California, comenzó a recibir las primeras señales desde Marte, planeta ubicado a 275 millones de kilómetros de la Tierra.

El objetivo del proyecto, cuyo costo total es de aproximadamente $420 millones, es buscar rastros de vida en el helado polo norte del Planeta Rojo durante los tres próximos meses.

A través de un brazo robótico se harán excavaciones y se analizarán muestras de laboratorio en busca de presencia de agua.

Júbilo en la NASA. El éxito logrado en esta etapa de la misión generó gran júbilo entre los colaboradores de la agencia espacial estadounidense. Sin contar la sonda Phoenix , solo cinco de los cerca de una docena de intentos internacionales de aterrizar sondas sobre la superficie marciana habían tenido hasta ahora buen resultado.

En 1999 la NASA había intentado un aterrizaje en el polo sur de Marte, pero un problema durante los últimos minutos del descenso puso fin a la misión.

La agencia espacial estadounidense canceló su siguiente misión similar, pero pudo enviar con éxito dos vehículos, Spirit y Opportunity , a la región ecuatorial del planeta para buscar en la superficie señales de la existencia de agua en el pasado.

Según los cálculos realizados, el módulo de aterrizaje de Phoenix , de 410 kilogramos, debía entrar a una velocidad de 20.000 kilómetros por hora en la atmósfera de Marte y después emprender una serie de difíciles maniobras, reduciendo la velocidad a menos de 10 kilómetros por hora, para finalmente apoyarse sobre la superficie de forma suave. Esta es la primera vez que se toca suelo en el polo norte marciano.

http://www.nacion.com/ln_ee/2008/mayo/26/aldea1550812.html