jueves, 10 de julio de 2008

Orígenes del Tarot


La opinión más extendida es que el Tarot proviene de Egipto, y fue llevado a Europa a principio de la Edad Media por gitanos que se asentaron primero en Bohemia y luego se extendieron hacia el oeste por todo el continente, aposentándose en el sur de Francia, especialmente en la Camargue. En este lugar ha subsistido una iglesia, Sainte Marie de la Margue, destinada a los gitanos que anualmente realizan una peregrinación desde los todos los rincones apartados del mundo.

Fue en ese lugar donde se originó el famoso Tarot de Marsella, popularizado por Court Gébelin en su obra «El mundo primitivo analizado y comparado con el mundo moderno», del año 1781, y en la que relaciona la cartomancia con la alquimia (palabra que proviene del árabe y que significa arte de Khem o Egipto), señalando que el Tarot constituye el último vestigio de las bibliotecas egipcias, siendo además una síntesis de sus obras más importantes.
El origen de la palabra TAROT, para muchos viene de «torah» que en hebreo significa «la ley», para otros proviene de los vocablos latinos «rota», rueda u «orat», habla. La tesis más aceptada es que deriva de las palabras egipcias TAR, sendero, y RO, real; lo explica el verdadero significado del juego, que se utiliza para encontrar un camino auténtico.
En su momento histórico aparecen varias doctrinas, entre ellas el gnosticismo, que se nutren de ideas de otras religiones y culturas, adoptando sus formas y ritos. Así, el Tarot pasó a reemplazar a los antiguos oráculos, basándose en ilustraciones atractivas para el pueblo, en su mayoría analfabeto.

Algunos sectores del clero tuvieron gran importancia en el mantenimiento de estas prácticas, puesto que también se desarrolló en claustros religiosos, revistiéndolas de otro carácter y tratando de erradicar su uso en la vida cotidiana.

El abate Constant, más conocido por Eliphas Lévi, sostiene que el Tarot es el mismo libro que la Biblia atribuye a Enoch, séptimo patriarca después de Adán; los egipcios, a Thoth y los griegos a Cadmus, fundador de Jerusalén. El Thoth de los egipcios es el Hermes Trismegisto, el «tres veces grande» de los griegos, dios de la magia, entre otras ciencias. También se debe a este religioso apóstata del siglo pasado, perteneciente a la orden Rosacruz, la vinculación de los 22 Arcanos Mayores del Tarot a las letras del alfabeto hebreo, que desde entonces suelen estar representadas en casi todas los mazos de Tarot.

El procedimiento adivinatorio del Tarot

¿Puede el Tarot servir para adivinar el futuro de una persona?

El Tarot ejerce una profunda atracción en todos aquellos que las contemplan y que hace inolvidable la primera vez que le fueron «echadas». No importa que la mayoría de la gente exprese su falta de convicción y su carencia de fe en las profecías de los naipes. Cuando un mazo de Tarot aparece, todo el mundo rodea a la persona y todos quieren ser el próximo en conocer su destino.

El Tarot, con su simbología, despiertan el espíritu y la mente del «lector», sacando del subconsciente del consultante multitud de angustias y temores que se encuentran latentes en él. Es innegable que las cartas cuentan con un poder escondido para aflorar revelaciones ocultas de nuestra vida, y muy posiblemente no existan palabras para expresar toda la sabiduría implícita del Tarot .

En las cartas del Tarot se recogen todas las posibilidades de conducta; sería en este sentido un compendio de los manuales mnemotécnicos que se usaron en la antigüedad como ayuda de memoria. De esta forma las cartas del Tarot reflejan pautas de conducta que abarcan todas las situaciones que se pueden producir en la vida de una persona. Al tirar las cartas del Tarot, se agrupan y aparecen posibilidades concretas que, por lo general, son distintas para cada persona.

Según el método empleado, hay oportunidades en que una o varias cartas siempre le salen a una persona, revelando su carácter o un aspecto particular de ésta.
¿De dónde surge esta habilidad?

Puede que esté implícito en las cartas del Tarot o puede que sea el lector quien imponga, mediante el Tarot , su propia solución.

En este sentido lo importante es la persona que lee el Tarot u otros oráculos sea sólo un intermediario entre la sensibilidad y la experiencia de una personas.

http://www.ecovisiones.cl/tradiciones/tarotadivinacion.htm

5 comentarios:

arturo dijo...

hey! me encanto tu blog...
el contenido de horoscopo es algo que me genera muchas visitas mensuales, te propongo que dos semanas antes de finalizar el mes publiques el horoscopo completo del mes siguientes, de este modo atraeras muchas visitas de los buscadores.

Si deseas podrias enviarnoslo por correo, lo publicamos en trespasitos y al final del articulo ponemos tu enlace, de este modo todo el mundo que entre a trespasitos buscando horoscopo y astrologia te visitara a ti tambien... espero por tu respuestas, me puedes escribir a contacto@trespasitos.com

Progestion dijo...

Hola, te escribe Victor Hugo del blog de Peru Notas, ya hice un enlaces desde mi página a tu blog... suerte y saludos.

fátima dijo...

Muy acertado, Archernar, este post sobre el tarot. Ya me canso de repetir una y mil veces las siguientes conclusiones:

1- El tarot siempre habla.., aunque no seamos capaces de comprender lo que dice.

2- El don del tarot no pertenece al tarotista, sino a una fuerza superior que es la que otorga la guía y el amparo. Exactamente, como publicas, "un intermediario entre la sensibilidad y la experiencia de las personas".

3- El tarot no juzga, no condena. Da posibilidades sobre los sucesos que nos ocurren, basándose en las elecciones que realizamos, conscientemente o no. Una tirada no adivina el futuro: presenta una gama de futuros posibles, y puede otorgar también una guía vital para la persona que consulta.

4- De ahí la responsabilidad del tarotista. Nada que signifique alimentar el ego propio generará resultados óptimos. Por el contrario, mediatizará la lectura y no servirá para nada.

Besotes!

Achernar dijo...

Fátima:

Hola. Estamos de acuerdo en todos esos puntos que mencionas, incluso se pueden cambiar ciertos eventos o sucesos que en varias líneas de tiempo predice el Tarot.

Me parece que hay algo que no se puede cambiar y es la muerte. En dos ocasiones, cuando lo leía, me avisó de la muerte de dos familiares... y eso sucedió.

Saludos

fátima dijo...

Es muy posible. La muerte, el encontrarte con tal o cual persona en su día, un accidente. Sí, estamos de acuerdo. Hay determinados patrones que por algún motivo, sí que se presentan fijos.

Hace dos meses me pasó con la muerte del padre de una compañera de curro. Agh. Espero que ahora se cumpla la segunda parte de la promesa, porque le pronosticaba un bello amor.

Saluditos!