miércoles, 22 de abril de 2009

Descubren el exoplaneta más pequeño y otro que parecer tener un océano



París, 21Abr2009.- Un equipo de científicos anunció el martes el descubrimiento del exoplaneta más pequeño hasta ahora detectado y la localización de otro que parece tener un vasto océano, ambos situados en el mismo sistema estelar.

El equipo dirigido por Michael Mayor del observatorio de Ginebra descubrió un planeta cuya masa es solamente el doble de la de la Tierra, lo que lo convierte en el exoplaneta (planeta exterior a nuestro sistema solar) más pequeño entre los 350 identificados hasta hoy, señala un comunicado de la ESO, la organización europea de investigación astronómica en el hemisferio Sur.

Este planeta, bautizado "Gliese 581 e", fue descubierto gracias a las búsquedas realizadas a partir del espectrógrafo HARPS, acoplado a un telescopio de 3,6 metros de largo que la ESO instaló en La Silla, en Chile.

Esas exploraciones permitieron además calcular de nuevo la distancia que separa a otro exoplaneta, el "Gliese 581 d", descubierto en 2007, de su astro para llegar así a la conclusión de que se encuentra en una zona definida como "habitable".

Esos dos planetas están en la constelación de Libra, a 20,5 años luz (un año luz equivale aproximadamente a 9,46 billones de kilómetros) de nuestro sistema solar.

El objetivo a largo plazo "es encontrar un planeta que tenga aproximadamente la misma masa que la Tierra y donde exista agua en estado líquido", dijo a la AFP uno de los miembros del equipo, Thierry Forveille, del observatorio francés de Grenoble. "En este caso tenemos los dos elementos separados, pero nos estamos acercando".

La masa y la presencia de agua líquida son algunos de los criterios considerados necesarios para la existencia de vida.

"Podría haber un vasto y profundo océano en 'd'. Es el primer candidato verdadero al título de 'water world' (planeta marino)", comentó a su vez Stéphane Udry, otro miembro del equipo, citado por la ESO.

En cuanto a 'e', cuya masa es 1,9 veces la de la Tierra, tiene una temperatura demasiado alta como para albergar vida.



Fuentes:
El Vocero de Michigan