martes, 21 de octubre de 2008

CANCER


CANCER
CARACTERISTICAS GENERALES

Simbolismo

Simboliza en la Naturaleza la primera fase del verano que corresponde a la formación de las semillas y marca el triunfo de las fuerzas generadoras maternales. Concepción, gestación, maternidad, tal es el proceso canceriano en su contexto alimenticio, digestivo, formador (corresponde al estómago y a los senos). Simboliza, igualmente, las aguas originales, las aguas-maternales, el momento del año en que la savia vegetal hincha los tejidos de la Naturaleza en plena fecundidad. El crustáceo (cangrejo) que lo representa es particularmente prolífico; vive bajo un caparazón como los gérmenes, huevos, fetos y brotes, esbozo y prefiguración de la vida que va a renacer (concha, matriz, costra, envoltura); y también anda hacia atrás, símbolo de un retorno, de un reflujo hacia el pasado.

Esta naturaleza es de esencia lunar, siendo la Luna el símbolo de la madre y del niño, del agua, del crecimiento, de la alimentación, de la fecundidad, de la vida vegetativa, instintiva, crepuscular, inconsciente…

Psicología

El complejo materno constituye la trama de la psique de este tipo, próximo a su sensibilidad cenestésica, a su vida vegetativa; da la impresión de permanecer en la infancia, de vivir en su concha, de refugiarse en su pasado. De esta forma se encuentra inclinado a identificarse con su madre, a apegarse a su familia, a su infancia, a sus recuerdos, prefiriendo lo de adentro a lo de afuera, lo interior a lo exterior, lo íntimo a lo social. Es un soñador, un sentimental, un sensible, un imaginativo, inclinado a lo esquizoide, al autismo, a la sumisión pasiva y femenina, en primer lugar la madre y después el mundo.

Es un sobreemotivo-subactivo en el que la inactividad aleja la emotividad de la acción sobre las cosas para dirigirlas hacia la conciencia de sí mismo, volviéndose el ser hacia las fuentes internas. Es, al mismo tiempo, un introvertido, un Narciso, contemplativo, lírico, imbuido del sentimiento de su persona, soñando su vida o viviendo su sueño. Es, también, un elegíaco, un romántico que ama lo maravilloso, lo fantástico, los cuentos de hadas. Bajo un aspecto saturnino o uraniano, puede ser que ese tipo tome, como defensa, contrapeso a la influencia materna mediante una reacción seca y firme contra todo lo que es femenino, afectivo, emotivo, irracional, instintivo…

Dialéctica

Según prevalezca la secundariedad o la primariedad, el canceriano puede ser:

a) Sentimental-paranervioso: Ser de emotividad algo inhibida, rumiando expresiones dolorosas, ensimismado en meditaciones, dejando más o menos de vivir para sentirse vivir. Indeciso, veleidoso, inhibido, resignado, melancólico, inclinado a la autoacusación, a la misantropía; con predominio de los sentimientos morales; apego a los recuerdos, al pasado, a las costumbres; interés por la Historia.

b) Nervioso-parasentimental: Ser entregado a la contradicción de sus arrebatos sucesivos, inclinado al cambio, a la renovación de sensaciones: caprichoso, vagabundo afectivo, yendo de un cosa a otra, infiel al objeto pero siempre apegado a las imágenes de un Yo sensible y susceptible.

André Barbault