domingo, 21 de junio de 2009

Gran celebración del solsticio de verano en Stonehenge







Unas 36.500 personas se congregaron la pasada madrugada en el conjunto megalítico de Stonehenge (suroeste de Inglaterra) para celebrar el solsticio de verano, informó English Heritage (Patrimonio Nacional), responsable del monumento.

Como en años anteriores, una variopinta multitud -druidas, hippies, devotos del sol y curiosos- se dieron cita ante los enormes bloques de piedras que componen el círculo prehistórico para presenciar los primeros rayos de sol del día más largo del año.

El sol apareció hoy en el horizonte a las 05.58, hora peninsular, ante los ojos de la muchedumbre, que pasó la noche acampada en Stonehenge y fue la más numerosa que se recuerda en el milenario paraje, según el English Heritage. Los aparcamientos próximos al monumento se llenaron con 6.500 automóviles dos horas antes de que asomara el sol, mientras que la carretera A303, que pasa cerca de Stonehenge, tuvo que cerrarse dado el gran volumen de tráfico.

"Es agradable ver a mucha gente aquí, porque no hay mejor lugar para aprender sobre nuestra cultura e historia", comentó el druida Jim Saunders, de 33 años y oriundo de Reading (sur inglés).

Asimismo, el festejo transcurrió pacíficamente, confirmó la Policía, que sólo efectuó 25 arrestos por delitos menores relacionados con el consumo de drogas y el desorden público.

El famoso enclave prehistórico, de unos 5.000 años de antigüedad y denominado también "El Templo del Sol", es desde hace varias décadas el lugar elegido para festejar la llegada del verano boreal a Inglaterra.


Fuente: El Confidencial


El solsticio se celebra en Tiwanaku y Stonehenge

En Bolivia e Inglaterra se reciben los primeros rayos el 21 de junio al mismo tiempo.


Dos países en dos continentes diferentes celebran casi al mismo tiempo el solsticio, la madrugada del 21 de junio. Tiwanaku en Bolivia y Stonehenge en Inglaterra son los centros de encuentro de miles de personas, que esperan recargar sus energías con los primeros rayos del sol.

Mientras que en Tiwanaku, el 21 de junio es el día más frío del año, en Stonehenge ubicado en Whiltshire, al noroeste de Salisbury-Inglaterra, la población vive la jornada más larga. Los primeros rayos solares se muestran entre las 4.30 y 5.00 y los últimos desaparecen a las 21.00.

“El solsticio no es una celebración que se realiza solamente en Sud o Norte América, sino también en Europa en la ruinas de Stonehenge. Es una celebración que aunque no fue muy difundida siempre estuvo presente”, indicó el investigador aymara, Fernando Huanacuni.

Con baile, música y mucha alegría, los visitantes festejan el solsticio en estos dos lugares ceremoniales, que coincidentemente fueron construidos antes de Cristo y a manera de observatorios astronómicos.

“Los pueblos ancestrales siempre han buscado referentes, para la siembra y cosecha, y los puntos más claros son los solsticios y equinoccios, porque son los demarcadores de los ciclos de la tierra y bajo ese parámetro sembraban y cosechaban. Esta es también una necesidad en Europa”, agregó Huanacuni.

Cada 21 de junio, día del solsticio de verano, miles de personas se reúnen al amanecer en el monumento megalítico de Stonehenge, para celebrar la salida del Sol. Cuando aparece el primer rayo, la gente aplaude y vitorea.

Similar hecho sucede en Tiwanaku. Minutos antes de que salga el Sol, autoridades indígenas efectúan rituales de ofrenda al Sol y a la Pachamama. Mientras tanto, los visitantes levantan las manos en espera de los primeros rayos, para renovar las energías en un nuevo año aymara.

Llega el momento del amanecer. La alegría se desborda en el templo de Kalasasaya, la gente se abraza y la música autóctona comienza a sonar, y de las manos turistas y bolivianos bailan formando un gran círculo. En Stonehenge, los presentes participaron de ritos paganos, que incluyen cantos al ritmo de tambores, gritos, meditación o caminar desnudos. Expertos opinan que los constructores de Stonehenge alinearon las piedras con el Sol, como parte de su cultura de adoración al astro. La ruina fue un enorme reloj astronómico para predecir las estaciones.

LOS DATOS

Turismo • Cada año, el solsticio de verano en Stonehenge atrae a más de 15 mil personas de  Inglaterra y de otras latitudes del mundo. En Tiwanaku, los visitantes llegan a un número aproximado de 30 mil.

Ruinas • Tiwanaku y Stonehenge son ruinas que se construyeron antes de Jesucristo. En el caso de Stonehenge aún no se determinó qué cultura había construido esta especie de reloj astronómico.Una leyenda cuenta que fueron gigantes, los que la edificaron.


Fuente: La Razón