domingo, 21 de junio de 2009

Neptuno en tránsito al Sol


Los signos de Acuario, Leo, Tauro y Escorpio están experimentando un tránsito de Neptuno a su Sol. Los que con mayor intensidad lo están notando son los nacidos entre el 17 y el 20 del mes del que se trate en cada caso (mayo si es Tauro, por ejemplo, aunque con Acuario es probable que los nacidos desde el 14 al 18 de febrero estén sintiendo sus efectos, debido al menor número de días de este mes).

Las líneas generales de este tránsito se resumen en una pérdida de la confianza y seguridad en uno mismo, en el ingreso en un estado de confusión y de ir a la deriva, de no saber en este momento qué es lo que realmente quiere uno hacer con su vida. El cuerpo se vuelve más vulnerable, con lo que el contagio de enfermedades puede incrementarse en este tiempo, y el deseo de encontrar algo a lo que aferrarse, cuya ausencia mina ahora el poder y la autoafirmación de estas personas, puede provocar el abrazar las ideas de alguien que nos prometa la liberación y la mitigación de ese dolor inexplicable y sin causa aparente que sucede en este momento, o entregarse a algún tipo de adicción que suavice los efectos de la nostalgia inconsciente que este tránsito suele provocar.

La apertura del cuerpo y de la mente a todo, entrando en una sensación de que todo nos invade o nos abruma sin que podamos controlarlo, también trae consigo una apertura espiritual, el despliegue de canales receptivos hacia los demás. Somos más sensibles a lo que sucede a nuestro alrededor, sobre todo si es de índole psíquica, intuitiva, etc. Es probable también que tengamos que renunciar a nuestro yo antiguo, y a algún hombre importante en nuestra vida, o que alguien del sexo masculino esté atravesando por una etapa de confusión, incertidumbre y de perdición.

A partir de abril/mayo de 2011 los efectos de Neptuno sobre el Sol de estos nativos se irá disipando, aunque los nacidos los dos últimos días puede que noten sus efectos hasta febrero de 2013. El propósito de Neptuno en tránsito es la renuncia al poder y al ego, el entregarse a la promesa de la vida, el dejar de esperar y forzar las situaciones para que se produzca lo que deseamos. Solo cuando aprendamos a confiar y a romper el miedo del ego a perder lo que se quiere, obtendremos una recompensa.

Primero debe darse el desapego, para volver así a la unión con la fuente universal de la que procedemos, y con todos los seres a los que amamos. Y el desapego se quiebra cuando el ego deja de confiar tanto en sí mismo, y se entrega a un destino mayor y se interconecta con los demás. Sin embargo, el proceso es doloroso, y el asesoramiento terapéutico puede ser importante, por la necesidad de buscar algo o a alguien que nos guíe o nos saque de nuestro caos actual. Acuario tendrá el alivio momentáneo de Júpiter, con la promesa de expansión y de nuevos horizontes que este planeta suele reportar al Sol, aunque Neptuno puede socavarlos por completo si esos nuevos horizontes solo sirven al ego personal.


Fuente: Astrología Psicológica

1 comentario:

Andy dijo...

Tengo una duda, ¿¿¿si este tránsito además tiene al sol en la casa 1 en RS y, por consiguiente, a Neptuno en la casa 7 conjunto con Júpiter y Kirón??? A ver si me podeís dar una idea. Saludos y gracias