sábado, 29 de marzo de 2008

Plutón - Pluto


Pluto in True Color
Credit: Eliot Young (SwRI) et al., NASA

Explanation: Pluto is mostly brown. The above picture captures the true colors of Pluto as well as the highest surface resolution so far recovered. No spacecraft has yet visited this most distant planet in our Solar System. The above map was created by tracking brightness changes from Earth of Pluto during times when it was being partially eclipsed by its moon Charon. The map therefore shows the hemisphere of Pluto that faces Charon. Pluto's brown color is thought dominated by frozen methane deposits metamorphosed by faint but energetic sunlight. The dark band below Pluto's equator is seen to have rather complex coloring, however, indicating that some unknown mechanisms may have affected Pluto's surface.


Pluto orbits beyond the orbit of Neptune (usually). It is much smaller than any of the official planets and now classified as a "dwarf planet". Pluto is smaller than seven of the solar system's moons (the Moon, Io, Europa, Ganymede, Callisto, Titan and Triton).

        orbit:    5,913,520,000 km (39.5 AU) from the Sun (average)
diameter: 2274 km
mass: 1.27e22 kg

In Roman mythology, Pluto (Greek: Hades) is the god of the underworld. The planet received this name (after many other suggestions) perhaps because it's so far from the Sun that it is in perpetual darkness and perhaps because "PL" are the initials of Percival Lowell.

Pluto was discovered in 1930 by a fortunate accident. Calculations which later turned out to be in error had predicted a planet beyond Neptune, based on the motions of Uranus and Neptune. Not knowing of the error, Clyde W. Tombaugh at Lowell Observatory in Arizona did a very careful sky survey which turned up Pluto anyway.

After the discovery of Pluto, it was quickly determined that Pluto was too small to account for the discrepancies in the orbits of the other planets. The search for Planet X continued but nothing was found. Nor is it likely that it ever will be: the discrepancies vanish if the mass of Neptune determined from the Voyager 2 encounter with Neptune is used. There is no Planet X. But that doesn't mean there aren't other objects out there, only that there isn't a relatively large and close one like Planet X was assumed to be. In fact, we now know that there are a very large number of small objects in the Kuiper Belt beyond the orbit of Neptune, some roughly the same size as Pluto.

Pluto has not yet been visited by a spacecraft. Even the Hubble Space Telescope can resolve only the largest features on its surface (left and above). A spacecraft called New Horizons was launched in January 2006. If all goes well it should reach Pluto in 2015.

Fortunately, Pluto has a satellite, Charon. By good fortune, Charon was discovered (in 1978) just before its orbital plane moved edge-on toward the inner solar system. It was therefore possible to observe many transits of Pluto over Charon and vice versa. By carefully calculating which portions of which body would be covered at what times, and watching brightness curves, astronomers were able to construct a rough map of light and dark areas on both bodies.

In late 2005, a team using the Hubble Space Telescope discovered two additional tiny moons orbiting Pluto. Provisionally designated S/2005 P1 and S/2005 P2, they are now known as Nix and Hydra. They are estimated to be between 60 and 200 kilometers in diameter.

Pluto's radius is not well known. JPL's value of 1137 is given with an error of +/-8, almost one percent.

Though the sum of the masses of Pluto and Charon is known pretty well (it can be determined from careful measurements of the period and radius of Charon's orbit and basic physics) the individual masses of Pluto and Charon are difficult to determine because that requires determining their mutual motions around the center of mass of the system which requires much finer measurements -- they're so small and far away that even HST has difficulty. The ratio of their masses is probably somewhere between 0.084 and 0.157; more observations are underway but we won't get really accurate data until a spacecraft is sent.

Pluto is the second most contrasty body in the Solar System (after Iapetus).

There has recently been considerable controversy about the classification of Pluto. It was classified as the ninth planet shortly after its discovery and remained so for 75 years. But on 2006 Aug 24 the IAU decided on a new definition of "planet" which does not include Pluto. Pluto is now classified as a "dwarf planet", a class distict from "planet". While this may be controversial at first (and certainly causes confusion for the name of this website) it is my hope that this ends the essentially empty debate about Pluto's status so that we can get on with the real science of figuring out its physical nature and history.

Pluto has been assigned number 134340 in the minor planet catalog.

Pluto's orbit is highly eccentric. At times it is closer to the Sun than Neptune (as it was from January 1979 thru February 11 1999). Pluto rotates in the opposite direction from most of the other planets.

Pluto is locked in a 3:2 resonance with Neptune; i.e. Pluto's orbital period is exactly 1.5 times longer than Neptune's. Its orbital inclination is also much higher than the other planets'. Thus though it appears that Pluto's orbit crosses Neptune's, it really doesn't and they will never collide. (Here is a more detailed explanation.)

Like Uranus, the plane of Pluto's equator is at almost right angles to the plane of its orbit.

The surface temperature on Pluto varies between about -235 and -210 C (38 to 63 K). The "warmer" regions roughly correspond to the regions that appear darker in optical wavelengths.

Pluto's composition is unknown, but its density (about 2 gm/cm3) indicates that it is probably a mixture of 70% rock and 30% water ice much like Triton. The bright areas of the surface seem to be covered with ices of nitrogen with smaller amounts of (solid) methane, ethane and carbon monoxide. The composition of the darker areas of Pluto's surface is unknown but may be due to primordial organic material or photochemical reactions driven by cosmic rays.

Little is known about Pluto's atmosphere, but it probably consists primarily of nitrogen with some carbon monoxide and methane. It is extremely tenuous, the surface pressure being only a few microbars. Pluto's atmosphere may exist as a gas only when Pluto is near its perihelion; for the majority of Pluto's long year, the atmospheric gases are frozen into ice. Near perihelion, it is likely that some of the atmosphere escapes to space perhaps even interacting with Charon. NASA mission planners want to arrive at Pluto while the atmosphere is still unfrozen.

The unusual nature of the orbits of Pluto and of Triton and the similarity of bulk properties between Pluto and Triton suggest some historical connection between them. It was once thought that Pluto may have once been a satellite of Neptune's, but this now seems unlikely. A more popular idea is that Triton, like Pluto, once moved in an independent orbit around the Sun and was later captured by Neptune. Perhaps Triton, Pluto and Charon are the only remaining members of a large class of similar objects the rest of which were ejected into the Oort cloud. Like the Earth's Moon, Charon may be the result of a collision between Pluto and another body.

Pluto can be seen with an amateur telescope but it is not easy. There are several Web sites that show the current position of Pluto (and the other planets) in the sky, but much more detailed charts and careful observations over several days will be required to reliably find it. Suitable charts can be created with many planetarium programs.

http://www.nineplanets.org/pluto.html

-----------------------------------------------------------------------------

PLUTON

Plutón es el planeta más alejado del Sol (normalmente) y de lejos el más pequeño.

Plutón es más pequeño que siete de las lunas del sistema solar (La Luna, Ío, Europa, Ganímedes, Calisto, Titán y Tritón).

En la mitología romana, Plutón (griego: Hades) es el dios del mundo subterráneo. El planeta recibió este nombre (después de muchas otras propuestas) quizás debido a que está tan lejos del Sol que se encuentra en la oscuridad perpetua, y quizá porque "PL" son las iniciales de Percival Lowell.

Plutón fue descubierto en 1930 por un afortunado accidente. Unos cálculos que después resultaron ser erróneos predecían la existencia de un planeta más allá de Neptuno, basándose en el movimiento de Urano and Neptuno. Aún sin conocer el error, Clyde W. Tombaugh, en el Observatorio Lowell en Arizona, llevó a cabo una minuciosa inspección del cielo que mostró a Plutón.

Después del descubrimiento de Plutón, se determinó rápidamente que era demasiado pequeño para dar cuenta de las discrepancias en las órbitas de los otros planetas. La búsqueda del Planeta X continuó, pero no se encontró nada más. Ni tampoco parece que se vaya a encontrar jamás: las discrepancias desaparecen si se toma la masa de Neptuno determinada en el encuentro de la Voyager 2 con Neptuno. No hay décimo planeta.

Plutón es el único planeta que no ha sido visitado por una sonda. Hasta el Telescopio Espacial Hubble sólo puede resolver los rasgos más importantes de su superficie

Por fortuna, Plutón tiene un satélite, Caronte. Por suerte, Caronte fue descubierto (en 1978) justo antes de que su plano orbital se orientara hacia el sistema solar interior. Así fue posible observar muchos tránsitos de Plutón sobre Caronte y viceversa. Calculando con cuidado qué porción de qué cuerpo sería ocultada a qué hora y observando las curvas de luminosidad, los astrónomos pudieron levantar un burdo mapa de las áreas claras y oscuras de ambos cuerpos.

El radio de Plutón no está bien determinado. El valor dado por el JPL de 1137 tiene un margen de error de +/-8, casi el uno por ciento.

Aunque la suma de las masas de Plutón y Caronte se conoce bastante bien (se puede determinar a partir de medidas del periodo y radio de la órbita de Caronte y de la Tercera Ley de Kepler), las masas individuales de Plutón y Caronte son difíciles de determinar, ya que hace falta determinar sus movimientos mutuos alrededor del centro de masas del sistema. Para ello se necesitan medidas mucho más precisas -- son tan pequeños y lejanos que es difícil hasta para el HST. La relación de sus masas está probablemente entre 0.084 y 0.157. Se están llevando a cabo más observaciones, pero no tendremos datos realmente precisos hasta que se envíe una sonda.

Plutón es el segundo objeto del sistema solar con más contrastes (después de Japeto). Explorar el origen de estos contrastes es una de las metas de alta prioridad de la propuesta misión Pluto Express.

Hay quien opina que Plutón debería estar clasificado como un asteroide grande o un cometa en vez de considerarlo como un planeta. Algunos lo consideran el mayor de los objetos del cinturón de Kuiper (también llamados Objetos Trans-Neptunianos, TNOs). Hay considerables razones para aceptar esto último, pero históricamente Plutón ha sido clasificado como planeta y parece que se va a quedar así.

La órbita de Plutón es altamente excéntrica. A veces está más cerca del Sol que Neptuno (como estuvo desde enero de 1979 hasta el 11 de febrero de 1999). Plutón rota en sentido opuesto al resto de planetas.

Plutón está atrapado en una resonancia 3:2 con Neptuno; o sea que el periodo orbital de Plutón es exactamente 1.5 veces mayor que el de Neptuno. Su inclinación orbital también es mucho mayor que la de los otros planetas. Así, aunque parezca que la órbita de Plutón cruza la de Neptuno, en realidad no lo hace, por lo que nunca colisionarán. (Aquí hay una explicación más detallada.)

Igual que en Urano, el plano ecuatorial de Plutón forma casi un ángulo recto con el plano de su órbita.

La temperatura en la superficie de Plutón no es bien conocida, pero probablemente se encuentra entre 35 y 45 Kelvins (-228 y -238 C).

La composición de Plutón es desconocida, pero su densidad (sobre los 2 g/cm3) indica que probablemente está compuesto de una mezcla de 70% de roca y 30% de hielo de agua, muy parecido a Tritón. Las zonas brillantes de la superficie parecen estar cubiertas de hielos de nitrógeno con pequeñas cantidades de metano (sólido), etano y monóxido de carbono. La composición de las zonas oscuras de la superficie de Plutón es desconocida, pero puede que sea debida a material orgánico primordial o a reacciones fotoquímicas producidas por rayos cósmicos.

Se sabe muy poco de la atmósfera de Plutón, pero probablemente consiste principalmente de nitrógeno con algo de monóxido de carbono y metano. Es extremadamente tenue, la presión en superficie es sólo de unos pocos microbares. La atmósfera sólo se encuentra en forma gaseosa cuando Plutón se encuentra cerca de su perihelio; durante la mayor parte del largo año de Plutón los gases atmosféricos están congelados en forma de hielo. Cerca del perihelio puede que parte de la atmósfera escape al espacio, quizá interactuando con Caronte. Los responsables de la misión Pluto Express quieren que llegue a Plutón cuando la atmósfera aún no se haya congelado.

La naturaleza inusual de Plutón y de Tritón, y el parecido de las principales propiedades de los dos cuerpos sugieren alguna conexión histórica entre ellos. Antes se creía que Plutón podía haber sido un satélite de Neptuno, pero ahora parece descartado. Una idea más popular es que Tritón, así como Plutón, una vez se movía en una órbita independiente alrededor del Sol, y posteriormente fue capturado por Neptuno. Quizás Tritón, Plutón y Caronte son los únicos supervivientes de una clase de objetos semejantes que fueron eyectados hacia la nube de Oort. Igual que la Luna de la Tierra, Caronte puede ser el resultado de una colisión entre Plutón y otro cuerpo.

Plutón es visible con un telescopio de aficionado, pero no es fácil. Hay diversos sites Web que muestran la posición actual de Plutón (y de los otros planetas) en el cielo, pero para encontrarlo de verdad hacen falta cartas mucho más detalladas y observaciones cuidadosas a lo largo de varios meses. Cartas adecuadas se pueden crear con varios programas de planetario (Nota del Traductor: es más correcto decir "programas de planisferio", pero he mantenido la traducción literal por estar muy extendida") como el Starry Night.

http://www.astrored.net/nueveplanetas/solarsystem/pluto.html

------------------------------------------------------------------------------------
PLUTON

Plutón es un planeta muy peculiar. De hecho, propiamente hablando, puede que ni siquiera se trate de un planeta. Es el más lejano, casi siempre, de los nueve mundos clásicos del Sistema Solar y, con diferencia, el más pequeño. Su diámetro ecuatorial, de unos 2.274 km con un error de un 1 %, determina que es menor que siete de los mayores satélites planetarios: nuestra Luna; Ío, Europa, Ganímedes y Calisto, de Júpiter; Titán, de Saturno; y Tritón, de Neptuno. ¿Por qué, entonces, la deferencia de clasificarlo como planeta?

A principios del siglo XX, siguiendo los pasos del hallazgo de Neptuno, realizado gracias a los cálculos de su influencia gravitatoria en Urano, unos astrónomos predijeron la existencia de un noveno planeta, también llamado planeta X, basándose en los movimientos de ambos. Sus deducciones resultaron ser erróneas, pero el estadounidense Clyde Tombaugh (1906-1997), contratado específicamente para buscarlo, halló a Plutón por casualidad en unas placas fotográficas que realizó en el Observatorio Lowell en enero de 1930. Automáticamente fue clasificado como planeta y recibió el nombre del dios romano del inframundo. Sin embargo, pronto se vio que su masa era demasiado pequeña como para ser responsable de las anomalías observadas en las órbitas de Urano y Neptuno.

En agosto de 1989, el sobrevuelo de la sonda Voyager 2 sobre Neptuno permitió estimar con gran exactitud su masa. Si ésta se usa para calcular las discrepancias de las órbitas, sencillamente no existen, lo que implica que la búsqueda del planeta X nunca tuvo un trasfondo real, aunque el hallado adquiriera un estatus planetario, que conserva en la actualidad por razones históricas. Pese a ello, muchos astrónomos opinan que debería ser clasificado como un gran asteroide, en vez de como un planeta. Algunos lo consideran el mayor de los objetos del Cinturón de Kuiper, un anillo de cuerpos helados situados más allá de la órbita neptuniana. Varios de los grandes asteroides conocidos son parte de este cinturón, como Quaoar o Sedna, recientemente descubiertos y con tamaños entre los 1.000 y los 2.000 km de diámetro, es decir, sólo un poco menores que Plutón.

Medio siglo después de su hallazgo, en 1978 se vio que poseía un satélite excepcional, que fue bautizado como Caronte. Con un diámetro estimado de 1.180 km, tiene la mitad del tamaño de Plutón y orbita en torno a su ecuador a apenas 20.000 km de distancia. Por tanto, disfruta de la distinción, que le arrebató a la Luna, de ser el satélite de mayor tamaño en relación con su planeta de todo el Sistema Solar. Las fuerzas de marea mutuas determinan que ambos cuerpos se muestren la misma cara el uno al otro, enlazados gravitatoriamente y girando de manera retrógrada cada 6,4 días. Hay investigadores que afirman que el sistema Plutón-Caronte es, en realidad, un “planeta doble”. Las observaciones de su movimiento han permitido acotar con mayor exactitud la masa conjunta del sistema, aunque aún existen incertidumbres considerables. La baja densidad que se deriva para los dos astros es de aproximadamente 2 gr/cm³, similar a la de los satélites helados de los planetas gaseosos.

Además de por su pequeño tamaño, el sistema Plutón-Caronte se caracteriza por poseer la órbita más excéntrica –elíptica– de los nueve planetas, lo que implica que en ocasiones se cruce en el camino de Neptuno y se posicione más cerca que éste del Sol. Ocurrió por última vez entre 1979 y 1999. Pese a ello, la inclinación de su órbita, de más de 17º, convierte en muy improbable una hipotética colisión con Neptuno, que se encuentra en el plano de la eclíptica, donde giran el resto de los planetas. La distancia media al Sol de Plutón es de casi cuarenta Unidades Astronómicas, ¡cuarenta veces la separación media Tierra-Sol!, o, lo que es lo mismo, unos 5.900 millones de kilómetros. Tarda 248 años en dar una vuelta completa en torno a nuestra estrella. La enorme lejanía hace que su temperatura superficial sea de entre 210 y 235 grados bajo cero.

Las observaciones del Telescopio Espacial Hubble muestran unas manchas borrosas, brillantes y oscuras en su superficie helada, probablemente compuesta mayormente de nitrógeno y metano sólidos, con algo de monóxido de carbono y etano. Se trata del único planeta que aún no ha sido visitado por una sonda espacial, aunque la NASA está en las etapas finales de la preparación de una pequeña sonda, la New Horizons, que será lanzada en 2006 y llegará a Plutón a mediados de 2015, tras un impulso gravitatorio con Júpiter en 2007. Los planes de la misión prevén un sobrevuelo a apenas 10.000 km del planeta, para después tratar de realizar otro paso por un objeto del Cinturón de Kuiper aún sin definir. Esta sonda ha de ser alimentada por un generador de radioisótopos, que produce apenas 200 W de energía proveniente de la desintegración de pastillas de plutonio, un sistema idéntico al que sustenta los instrumentos de la sonda Cassini, actualmente en órbita alrededor de Saturno.

Una de las características más intrigantes de Plutón es su atmósfera. Extremadamente tenue, de apenas unos microbares de presión, sólo existe en estado gaseoso cuando el planeta se encuentra cerca de su perihelio, como en las últimas décadas. Ésta es la razón de que conozcamos su existencia, ya que durante la mayor parte del año plutoniano está congelada en su superficie. Uno de los mayores atractivos de la misión New Horizons es poder estudiar esta efímera envoltura gaseosa antes de que Plutón se aleje demasiado del Sol y la atmósfera se congele de nuevo durante un par de siglos.

Plutón tiene un tamaño tan pequeño y está tan lejos del Sol y de la Tierra, que es invisible a simple vista. Incluso es necesario un telescopio de tamaño modesto, del orden de los 15 cm de abertura en adelante, para poderlo localizar con éxito. En vez de incluir unas cartas celestes detalladas, que son fáciles de conseguir en Internet o mediante un programa de planetario casero, adjuntamos un mapa de la región del cielo en la que se encuentra el noveno planeta, para dar una idea aproximada de dónde ubicarlo.

Durante la segunda quincena de octubre, residirá al oeste de la constelación de Sagitario, cerca del horizonte suroccidental al anochecer. Situado en la esquina más meridional de la constelación de Serpens Cauda, se está moviendo muy lentamente en dirección noreste, por lo que hasta el año 2007 no entrará en la constelación de Sagitario, donde permanecerá hasta 2024. En la actualidad, Plutón se encuentra a 31,5 Unidades Astronómicas del Sol (más de 4.700 millones de kilómetros). Si todo va bien, dentro de poco más de una década la misión New Horizons llegará al sistema Plutón-Caronte. ¿Qué sorprendentes descubrimientos nos aguardan en la frontera más lejana del Sistema Solar?

Angel Gómez Roldán
http://www.caosyciencia.com/ideas/articulo.php?id=151004

jueves, 27 de marzo de 2008

Destino y vidas pasadas: cómo se aspecta la fatalidad en su futuro


Destino y vidas pasadas: cómo se aspecta la fatalidad en su futuro.

Su destino puede cambiarlo por uno mejor al romper las ataduras provenientes de las vidas pasadas en sus formas de juramentos, pactos y juzgamientos.

El destino en una gran parte lo determinamos en el tiempo presente, el ahora, desde el cual podemos determinar nuestro futuro a nuestro favor y lograr nuestros mejores intereses. Pero, al mismo tiempo, de alguna manera, el futuro puede ser determinado de otra manera, en contra de nuestro interés debido a algún aspecto oculto dentro de nuestra mente. Estos aspectos ocultos parcialmente favorecen la fatalidad o pueden llegar a hacer que la fatalidad tenga un rol dominante en nuestro futuro. Los aspectos ocultos que juegan a favor de la fatalidad pueden provenir de alguna, algunas o varias vidas pasadas hasta que en una de nuestras reencarnaciones, incluyendo la vida presente, nos damos cuenta de su influencia negativa y rompemos esa o esas ataduras que estaban ocultas para siempre.

Los conceptos que se describen aquí no descartan la posibilidad de la fatalidad proveniente de la cría durante la infancia, desde otros desarrollos en nuestra vida social después de la infancia, de los genes heredados. De todos modos, la fatalidad causada por los juramentos, pactos y juzgamientos casi siempre tiene su base en la mente subconsciente donde se alojan todos nuestros recuerdos de las vidas pasadas y de la vida actual.

La fatalidad puede ser determinada por los juramentos, pactos y juzgamientos y eso significa que nuestro futuro esté controlado por la fatalidad debido al poder de esas situaciones que condicionan favorablemente el desenlace o dosificación de la fatalidad en nuestro futuro.

Para muchos aspectos de nuestras vidas venimos bien equipados por los genes que heredamos de nuestros padres, por su crianza apropiada y por aquellos aspectos que corresponden a las vidas pasadas. Para otros aspectos no estamos bien equipados y eso implica que la fatalidad tiene un poder mas dominante para controlar nuestro futuro en ciertas áreas específicas de nuestras vidas.

Mucha gente ha hecho juramentos durante sus vidas pasadas, para bien o para mal, y el problema es que para algunos sus juramentos han sobrepasado los límites del tiempo en que sus palabras fueron expresadas para extenderse en el resto de las vidas. Podemos mencionar los votos de pobreza, castidad, celibato, sufrimiento y pureza, los que suelen ser parte de las vidas pasadas y cuya duración está definida para el resto de una vida y no más allá. Otros juramentos pueden haber sido de amor eterno o de venganza contra otra persona o personas más allá de límite de una vida.

Un juramento hecho bajo una fuerte intencion puede proyectarse hacia las vidas siguientes sin límites para su duración. De esta manera, el mismo tipo de fatalidad se hace recurrente por una serie consecutiva de vidas pasadas. Por ejemplo, podemos vivir el juego de la venganza todo el tiempo y nunca dejar de vivirla. Todos esos juramentos de las vidas pasadas pueden convertirse en limitaciones que restringen nuestra libertad de elegir nuestro futuro por uno mejor.

En otras palabras, esos juramentos o pactos suelen hacer que la fatalidad tenga una base firme en todo momento presente haciendo así que nuestro futuro cumpla con el correspondiente patrón de fatalidad.

...............................................................................................

Karmas de las relaciones personales y amorosas, algunos tipos o patrones

Las lecciones específicas que tienen que ser aprendidas antes de alcanzar el siguiente nivel espiritual superior definen los tipos particulares de relaciones amorosas y personales que deben escogerse para conseguirlo. Para aquellos que se convierten en adictos a su relacion amorosa hasta el punto de no poder salirse de esa relación a pesar del daño personal o por el solo el hecho de sentirse "atrapados" en esa relación, lo que por sí mismo causa daño personal, la lección que necesitan para resolver su karma puede requerir de darse cuenta que están buscando el amor fuera de ellos mismos cuando lo que que realmente está en juego es amarse a ellos mismos, o darse cuenta bien de que la relación significa amar y ser amado al mismo tiempo. No nos referimos al amor real aquí, nos referimos a relaciones que se mantienen por razones diferentes al amor por uno o los dos miembros de la pareja, como lo son el temor a la pérdida de imagen personal, o a un condicionamiento mental que no se ha hecho consciente para la persona.

Algunos karmas de las relaciones ocurren cuando ambos miembros de la pareja entran a jugar dentro de la relación tomando cada uno el rol opuesto como el de víctima por parte de uno y de victimario por parte del otro miembro; de perseguidor y perseguido, rescatador o rescatado. Estos tipos de karma son causados por ideas erradas y ríigidas acerca del control de la relación de parte de uno o de los dos miembros de la pareja. Todos estos tipo de creencias o ideas contraproducentes que forman parte de la relación crean un impedimento para que ambas personas crezcan en lo espiritual y emocional. La ruptura de la relación, el sufrimiento, y el rechazo social que trae este tipo de relación puede resultar en lecciones necesarias para el aprendizaje de ambos.

Las relaciones donde un miembro de la pareja es dependiente respecto del otro implica situaciones de poder que son comunes al karma de las relaciones personales. Esas situaciones de poder tenden a ser revertidas por el lado de quien es dependiente, y las tensiones aparecen más claras cuando cuando ya es tiempo para que el dependiente recupere el poder que el o ella cedió en la relación. La lucha por el poder ocasiona un aprendizaje para ambos miembros de la pareja.

Otro tipo de karma de las relaciones es el de la retribución el cual incluye la compensación a la persona que fue traicionada, dañada o rechazada sin consideraciones por sus sentimientos heridos en una vida pasada (o en la actual). El miembro de la pareja que traicionó o rechazó al otro en una vida pasada puede encontrarse en la vida actual en la situación contraria: él o ella es traicionada o rechazada por la otra persona. Este tipo de lección karmática no necesariamente implica una separación o heridas emocionales profun- das debido al aspecto de la reparación del karma retributivo. La lección aquí puede ser para aprender la importancia de ser leal o para aprender a manejar bien el rechazo hacia otros en esta y en las vidas futuras.

Otros karmas de las relaciones amorosas se dan con patrones de traición, siendo la infidelidad el caso más común. La lección que resulta de esto puede ocurrir por la experiencia vivida después que la infidelidad es descubierta por los sentimientos heridos que causan una intensidad negativa en la relación, el abandono de la relación por quien resulta traicionado, y aún por el abandono de la tercera persona en el triángulo amoroso para evitar las responsabilidades o posibles problemas acarreados por la situación. La lección que se aprende puede ser acerca de la sinceridad en la relación, para reconocer y resolver los errores de comunicación, para darse cuenta de la falta de entendimiento de las necesidades del otro miembro, o simplemente para reconocer una relación equivocada...


http://www.jfinternational.com/adv/relaciones-karma.html





domingo, 23 de marzo de 2008

CHAKRAS Y DIAGNOSTICO POR ASTROLOGIA


CHAKRAS Y DIAGNOSTICO POR ASTROLOGIA

Por Nora Casadella


La astrología como otras ramas del saber humano tiene ante sí la posibilidad de expandirse o de mantenerse tal cuál está.

Es innegable que existen varios niveles o planos de expresión y causalidad, podemos interpretar sólo uno o varios.

Como dijo Jung "nadie puede interpretar más allá de su nivel de consciencia."

El nivel en la lectura astrológica dependerá de los planos o cuerpos activados en el intérprete-astrólogo, si se mueve prioritariamente en el plano físico, mecanicista y material en una orientación astrológica saturnina (primer chakra), la lectura se referirá a los hechos físicos, concretos y predictivos. La India como país saturnino por tradición representa a ultranza esta visión jerarquizante de la vida.

Si el astrólogo está orientado sicológicamente su lectura manejará también el nivel emocional-astral y se focalizará sobre las relaciones del nativo, sus carencias, sus traumas y patrones.

Si prima el mental buscará las explicaciones y los símbolos abstracciones que traducirá de manera ampliatoria, dando importancia mayor a los mitos.

Existen más niveles de lectura astrológica: la "etérica" implicaría el estudio del funcionamiento natal de cada uno de los chakras, sus potenciales bloqueos o sobrecargas energéticas. Sería una lectura astrológica de los campos energéticos, la menos trabajada por los astrólogos y la razón de este artículo.
El astrólogo que se maneja con conceptos causales (karma), buscará la conexión con los registros akáshicos que la carta moviliza si el intérprete puede llegar a éstos.

Mi teoría es que cada astrólogo interpreta según los planos a los cuales tiene acceso.

Existen varios métodos útiles para intentar el restablecimiento de la armonía energética: las gimnasias orientales que conectan al hombre con su centro de poder y con la tierra (restauración del primer chakra) hasta el yoga que cumple una función de enlace con el cielo (séptimo chakra).

De las terapias útiles para lograr el equilibrio energético tenemos la bioenergética de Lowen, con todo es preciso recordar que el origen está en la vegetoterapia del siquiatra Wilhem Reich, maestro de Lowen. La terapia a vida pasada o "terapia de muerte" también sirve para desbloquear los chakras.

Las casas de agua parecen dar una lectura general de los cuerpos, con la casa IV como base de la encarnación: genética y mandatos, cuerpo etérico y matriz sicológica, la casa VIII conectada ancestralmente con la muerte que podría regir al cuerpo astral y la XII conectada con la memoria arquetípica y los antepasados, con la consciencia cósmica es decir con los cuerpos búdicos: lo mental superior, la conexión con Dios, el cuerpo espiritual.

La tradición dice que Cáncer es la puerta de entrada al reino de la encarnación física y Capricornio el de su salida e ingreso ascensional hacia el cielo.

O sea que la casa X parece guardar un secreto al punto que según las nuevas teorías de la Ascensión biológica y la formación de los cuerpos de luz se considera a la casa X el nuevo ascendente.

Los campos etéricos, astral, mental y casual cambian constantemente, los chakras son transmisores y transformadores de energía de campo en campo, sincronizando las diversas energías: astral, mental.

Qué son los chakras? Son centros o vórtices de energía que conectan el cuerpo físico con los distintos cuerpos. Trabajar sobre éstos es la clave para aclarar percepciones erróneas acerca de nosotros mismos.

El karma puede ser cambiado a través del trabajo sobre estas "puertas giratorias".

Como los chakras son centros de energía que reflejan quiénes somos y lo que pensamos y la energía sigue al pensamiento, primero debemos trabajar con los pensamientos, sentimientos.

Las enseñanzas hindúes señalan que existen siete chakras y cinco tattwas o elementos.
Los tattwas o elementos son Prithivi que es la tierra, conectado con el cuadrado como símbolo y con el primer chakra, llamando en sánscrito Muladhara ("mula" raíz y "adhara" soporte), Apas que es el agua, relacionado con la media luna y con el segundo chakra, el Svadisthana, de "sva" sí mismo y "adhistana" sede, Tejas correspondiente al fuego, cuyo símbolo es un triángulo con la punta hacia abajo, se relaciona con el tercer chakra y su nombre en sánscrito es Manipura que significa "la ciudad de las gemas", el cuarto elemento es Vay, el aire, su chakra es el cuarto llamada Anahata que significa "punto de vida" y su símbolo es la esfera.

El quinto elemento es Akasha o éter, corresponde al círculo y al quinto chakra o Vishuddha, "vi" significa "por encima de toda comparación" y "shuddha" purificado. Todos los elementos se unen en este tattwa, que es la depuración de todos los elementos anteriores.

Los dos restantes chakras carecen de elementos directos. Puesto que el quinto es la puerta de la liberación, anuncia el paso a otro nivel, la persona que alcanza a activar y trabajar el quinto chakra se limpia de su karma y llega al Akasha que representaría el reconocimiento y recuerdo conciente de todas sus vidas anteriores.

El tema del presente artículo es encontrar las posibles relaciones planetarias: el primer chakra está regido por Saturno, residuo de la mayor cantidad de karma físico y material. Como es la sede de la kundalini, la energía de la vida, puede estar también relacionado con Plutón.

Saturno parece conectar más con la limitación kármica, genética-ancestral y Plutón con la potencialidad de transmutación-destrucción/construcción.

La supervivencia física, la identidad y la seguridad están ligadas a este vórtice. Indica cómo resolvemos nuestras necesidades básicas: alimento, vestido, cobijo, dinero, sexo. Las imágenes conectadas son la serpiente y el dragón. Tiene relación con la huída y la lucha. Se conecta también con nuestros derechos: a vivir, a ocupar un espacio, a prosperar.

El apego, el miedo, el materialismo, la falta de imaginación, la rigidez son sus facetas negativas; el sentido de realidad y la lucha la faz positiva.

Hay que cuidar mucho la lectura astrológica porque alguien muy saturnino o con mucha tierra puede tener este chakra débil debido a miedos que paralizan.

El segundo chakra puede estar regido por Júpiter y la Luna, se encuentra ubicado a dos dedos por debajo del ombligo. Es el centro de la procreación y la emoción, del placer, el bienestar y la sexualidad.

Se relaciona con la identidad femenina. Al estar en la era en que la Diosa se vuelve a manifestar puede estar sufriendo activaciones y mutaciones.

La dependencia afectiva y los bloqueos creativos tienen su base en este centro.

Se conecta con el quinto chakra o de la garganta, ver el ejemplo de los famosos "castrati" que eran castrados en la prepubertad para que no perdiesen su voz infantil ni sus formas corporales preadolescentes, porque la Iglesia prohibía que las mujeres cubriesen los roles que les correspondían cantando. Surge una pregunta, ¿es posible ser feliz si no se tiene una vida sexual plena?

La parte dorsal del segundo chakra se conecta con bloqueos creativos, con el significado de la vida, cubre todo el espectro de: angustia, codependencia, compulsiones, justicia, rechazo, desilusión, resentimiento.

El tercer chakra está regido por Marte y por Sol, se ubica en el plexo solar. Es la sede del fuego interior y se lo vincula con el poder personal. Se relaciona con la autovaloración, la autoestima y la toma de decisiones.

El exceso de energía o actividad genera abuso de autoridad, ira, comportamiento ofensivo. Se dice que el tercer chakra es un pequeño sol donde arden las energías de oxidación, lo que se quema a través de la digestión, que es una llama interior.

El exceso genera control, ira y tiranía, pero también liderazgo. La insuficiencia trae pasividad, sometimiento y cobardía.

La buena y mala compañía, la acción desmesurada pero también el servicio se relacionan con Manipura. Un Saturno en mala disposición a Marte podría bloquear este chakra. También se deben ver las progresiones y tránsitos de Marte para ver cuándo podría revertirse para bien la situación o empeorar en casos de patologías médicas o sicológicas.

El odio, el miedo, la rabia, la angustia nacen de este vórtice, el fuego interno quema todos estos venenos o los transforma en acción, valentía.

Marte es el antagonista, el destructor o el defensor de Manipura, el soldado que defiende la ciudad de las gemas. La activación del mismo genera mucha energía, es fácil ver cuánto ayudan aspectos como Marte Júpiter.

Así como el segundo chakra es la sede del poder femenino, el tercero lo es del poder de los hombres.

El cuarto chakra es regido por Venus, se encuentra en el chakra cardíaco.

Este chakra en buen funcionamiento nos vuelve amorosos, y como dice la Biblia "Sin amor nada soy", cuando San Pablo habla de las tres virtudes, fe, caridad y amor pone al amor por encima de las otras.

El amor, el gozo, la unidad, la paz, la afinidad, la autoestima, el amor sin condiciones están aquí. Sabemos que los grandes dramas humanos nacen del corazón, si este chakra está mal dispuesto puede dar origen al narcicismo (como un Sol Venus en Leo sin canalizaciones positivas), a la pereza y la crueldad: aquí nacen las cosas santas y las crueles.

Dicen los hindúes que hay que visualizar los dulces ojos de una gacela para limpiar el Anahata:( el centro cardíaco) que es el centro de la compasión.

Este chakra debe activarse para recibir mensajes de los sueños, realizar

proyecciones astrales y para la escritura automática así como para curar.

Es preciso recordar que hasta este chakra todo es polar, dual.

El quinto chakra está regido por Mercurio, se encuentra en la zona de la garganta. Es la sede de la palabra, la autoexpresión creativa, el permitirse ser, la voluntad y la admisión de las propias necesidades. Es el asiento de la responsabilidad y del poder de elegir.

La parte dorsal se conecta con la toma de decisiones, la canalización, la verdad, las creencias, los acuerdos, el lado izquierdo siempre es la madre, el derecho el padre.

La meditación sobre este chakra activa las memorias de vidas anteriores, porque su elemento es Akasha el que purifica y disuelve los cuatro elementos anteriores generadores de los pecados de acción/omisión (fuego), crueldad/compasión(agua), rigidez/construcción (tierra) y mente mecánica/fría sabiduría (aire).

El sexto chakra, ajna chakra o tercer ojo no tiene un elemento aún debido a que se dice que no se manifestó, no hay activación real del tercer ojo, se conecta con la glándula madre, la hipófisis.

El tercer ojo donde se reunen Ida (la conciencia lunar) y Pingala (la conciencia solar) señalan el fin de la dualidad, del tiempo, no hay sexo ni tiempo sólo conciencia. Urano podría considerarse el regente de este chakra.

El séptimo chakra o loto de los mil pétalos se ubica en la coronilla, los tántricos dicen que hay un chakra menor en el interior del séptimo, se trata de Soma (Luna), la fuente del néctar, que se encuentra por encima de ajna en el lugar donde se hace el vacío entre los hemisferios. Me parece interesante rescatar algunos datos: este chakra Soma es la sede de la luna y del néctar (energía) allí se sienta Kamadhenu (la diosa de color blanca, con cabeza de vaca. ¿no es ésta la energía de la Divina Madre?).

Rige la belleza absoluta, la espiritualidad, la conexión con lo divino.

¿Qué planeta asignarle a la conexión con Dios, quizás a Dios mismo en nosotros? ¿Neptuno? ¿O un planeta aún no descubierto?

La astrología permite diagnosticar entonces en qué estado estaban cada uno de los vórtices energéticos al nacer, permite también ver qué enunciado es sostenido por cada chakra (conectado a vidas pasadas).

Según las conexiones con los nodos lunares y los regentes de los mismos se puede ver cuál vórtice es el eje de la solución.

Tomemos algunos ejemplos:
Masculino, febrero 11, 1958, 2:00 PM zone +3:00, 61W00 36S00.

Este hombre trae una sobrecarga en la activación del sexto chakra (ajna: Urano) posee capacidad visionaria pero se desconecta de la realidad y no registra, puede acceder a informaciones del supraconsciente colectivo (lo cual ha sabido utilizar con gran éxito económico en su profesión de abogado, no se dedica a casos particulares sino a juicios colectivos contra el Estado).

En la desconexión sufre de accidentes callejeros por lo cual se le aconsejó que evite conducir, que chequee fechas de vuelos por avión, lo cual respeta, aun cuando no se libra en ocasiones de problemas ligados a esta situación.

Tiene poco sentido de realidad (primer-tercer chakra) y debido a ello tiene problemas de escasa líbido sexual, el trino Marte Plutón indica que sólo teniendo una vida sexual plena, potente puede sentirse arraigado a la realidad, lo cual sublima a través de grandes ganancias.

Trae una conexión (conjunción) entre los chakras segundo (Júpiter) y séptimo (Neptuno) es un ser con tendencias utópicas e idealistas que debe aprender a usar en su trabajo diario casa VI, pero dado que el otro regente del chakra dos (Luna) está en mala disposición a Plutón (uno) teme a las mujeres (esposa escorpiana dominante, madre que lo "abandonó emocionalmente") tiene miedo a lo instintivo y a la vez memorias celulares de mujeres dolorosas.

Las regresiones a vidas pasadas y a etapas uterinas e infantiles permiten conectar con estos enunciados vitales.

Tomemos otra carta, esta vez es una mujer, nacida el 17 de mayo de 1971 a las 7:00 AM +3:00 a 58W26 34S36.

En este caso tenemos un hipofuncionamiento del chakra uno (Saturno) lo cual genera en la nativa desde el punto de vista físico hipofunción tiroidea y dolores en cuello, a nivel anímico miedo a expresar su individualidad, toda su personalidad falta de energía primordial, trae de otras vidas miedo a perder raíz y familia (algo que sucedió en vida pasada), la apertura del tercer ojo (Urano) es fundamental para que logre su sueño que es ser más creativa (es arquitecta) y su sueño es vivir en el extranjero, vemos que tiene miedo a ser libre (Urano) a nivel corazón (Venus) aún no tiene pareja.

La solución pasa por Júpiter que es el corregente de chakra dos: animarse a ser fértil creativamente y como mujer.

Este otro caso es diametralmente opuesto es una mujer nacida el 29 de junio de 1953 a las 11.40 PM +3:00 a 58W26 y 34S36.

Vemos que el regente de ascendente es Piscis siendo Neptuno (chakra séptimo) el rector, lo cual le da una conexión creativa (es bailarina y coreógrafa) y tendencias idealistas pero está en conjunción con Saturno (uno) o sea que el sacro y Dios están en una unión, por un lado indica que se pasa de un deseo de supervivencia grande a utopías irrealizables, las cuadraturas a Urano generan que no discrimine, que se autoengañe, que carezca de visión amplia (la cuestión infancia sin resolver) el nodo sur conjunto a Mercurio en Leo en V la muestra en vidas pasadas como una creativa autocentrada, sin apertura a los otros por eso ahora presenta nodo norte en Acuario en XI y en esta vida presente no ha podido triunfar como bailarina solista y ha tenido en cambio una vez superado este deseo que ser una maestra inspiradora de otras jóvenes con talento. Esta mujer tiene el segundo chakra de la creatividad abierto.

En realidad cada planeta tiene un diálogo abierto con los restantes con que se conecta: el nivel interpretativo energético tienen mucho para decirnos.

Podríamos entonces servirnos de la astrología como elemento diagnóstico y luego utilizar las otras herramientas terapéuticas a nuestro alcance para lograr el equilibrio: meditación, visualización y terapias ligadas tanto a la parte energética como la TVP (terapia de vida pasada) que magistralmente disuelve los patrones de vida o samskaras (huellas nmemónicas ligadas a heridas antiguas) que tienen su correlato con los distintos chakras.

--------------------------------------------------------------------

Nota:

Libros de Astrología gratis, entre ellos "Las doce casas", por Howard Sasportas, en este enlace:

http://www.chomikuj.pl/Chomik.aspx?id=teranika&sid=1&fid=1271987

sábado, 22 de marzo de 2008

La ciencia confirma la Profecía Maya


La ciencia confirma la Profecía Maya
Por: Luis García la Cruz

El cumplimiento de las detalladas predicciones que la antigua cultura maya hizo para el periodo que media entre los años 1992 y 2012 de nuestro calendario plantea un profundo misterio y una pregunta inquietante: ¿nos encontramos realmente viviendo el final de una era cósmica y veremos dentro de siete años el amanecer de una con signo muy distinto?

Los científicos no saben qué está sucediendo con el Sol. El 20 de enero de este año (2005), una sorpresiva tormenta solar alcanzó la Tierra con su máximo de radiación sólo 15 minutos después de iniciarse la serie de explosiones, cuando lo habitual son 2 horas. Según Richard Mewaldt, del California Institute of Technology, fue la más violenta en los últimos 50 años. También ha sido la más misteriosa.

Los científicos creían que dichas tormentas se producían en la corona solar por las ondas de choque asociadas a eyecciones de plasma. Sin embargo, en este caso parece haberse originado extrañamente en el interior del Astro Rey, según afirmó el profesor Robert Lin, de la Universidad de California.

Los astrónomos expresaron su perplejidad. El profesor Lin –principal investigador del satélite Reuven Ramaty High Energy Solar Spectroscopic Imager (RHESSI)– concluyó su declaración con una frase muy significativa: «Esto significa que realmente no sabemos cómo funciona el Sol».

En resumen: el insólito fenómeno del 20 de enero ha pulverizado los modelos predictivos de nuestra ciencia.

Pero además, ¿por qué se produce una actividad tan intensa y anómala en este momento? El pico de máxima actividad de nuestra estrella –en su ciclo principal de 11 años– tuvo lugar en el año 2000.

En 2004 los físicos solares observaron una ausencia total de manchas, algo que siempre anuncia la proximidad de un mínimo de actividad.

Dicho mínimo debía producirse entre 2005 y 2006, unos 4 años antes del nuevo máximo, previsto para el año 2010 o 2011, precisamente en vísperas de la fecha para la cual los antiguos mayas profetizaron el final de la era correspondiente al «Quinto Sol» y el comienzo de otro ciclo cósmico, llamado «Sexto Sol».

¿Sabían algo los mayas que nuestra ciencia actual ignora? ¿Podrían ayudar sus textos sagrados a los científicos, desconcertados por el extraño e inquietante comportamiento del Astro Rey?

Y sobre todo: ¿por qué motivo prestó aquella antigua cultura tanta atención a la actividad solar de nuestros días en tiempos tan remotos?

El calendario maya finaliza abruptamente el sábado 23 de diciembre de 2012, 5.125 años despúes de iniciarse la era del «Quinto Sol».

Según sus profecías, la causa física desencadenante es que el Sol recibiría un rayo proveniente del centro de la galaxia y emitiría una inmensa «llamarada radiante» que transmitiría esa radiación a la Tierra y al resto del sistema solar. Este evento precedería al comienzo de un nuevo ciclo cósmico.

Según su cómputo, habrían tenido lugar ya 5 ciclos de 5.125 años, completando una serie de 25.625 años, periodo muy próximo al de «la precesión de los equinoccios», conocido como «Año Platónico» o «Gran Año Egipcio», correspondiente a un ciclo completo formado por 12 eras astrológicas ( 25.920 años).

Según los mayas, en la Tierra cada ciclo de 5.125 años habría sido el escenario de la aventura de una Humanidad –«una raza» en su concepto– y habría acabado con su destrucción, seguida por la regeneración que trae el siguiente ciclo o «Sol». Al comienzo de éste se produce una sincronización de la «respiración» de todas las estrellas, planetas y seres.

El 11 de agosto de 3.113 a.C. los mayas fijaron el nacimiento del «Quinto Sol» –la era actual– cuyo final llegaría en 2012. La Era del Agua habría acabado con el Diluvio, la posterior a ésta con un diluvio de fuego y la nuestra, llamada «del Movimiento», finalizaría con violentos terremotos, erupciones volcánicas y huracanes devastadores.

La mitología de las culturas antiguas más diversas recoge la memoria de inundaciones catastróficas que tuvieron lugar hace unos 12.000 años y de misteriosas lluvias de fuego, hace algo más de 5.000 años, que investigadores como Maurice Cotterell asocian a un gran cometa que rozó la atmósfera terrestre.

La predicción maya también describe los 20 años anteriores al primer día del «Sexto Sol» con cierto detalle. Este ciclo menor, que ellos denominaban Katum, ya ha consumido casi dos tercios de su duración total. Ello nos permite verificar hasta qué punto se han cumplido sus profecías hasta este momento y, en consecuencia, decidir si su nivel de aciertos merece suficiente credibilidad como para prestarles atención.

El último Katum –denominado por ellos «el tiempo del no tiempo»– habría empezado en el año 1992 de nuestro calendario, después de un eclipse de Sol que esta cultura pronosticó para el 11 de julio de 1991 y que se cumplió puntualmente. En el concepto maya se trataría de un periodo de transición, caracterizado por profundos cambios cósmicos, telúricos e históricos.

Es curioso observar que en septiembre de 1994 se produjeron fuertes perturbaciones en el magnetismo terrestre, con alteraciones importantes en la orientación de las aves migratorias y cetáceos, e incluso en el funcionamiento de la aviación.

En 1996, la sonda espacial Soho descubrió que el Sol no presentaba ya polos magnéticos sino un único campo homogeneizado. En 1997 se produjeron violentas tormentas magnéticas en el Sol. Y en 1998, la NASA detectó la emisión de un potente flujo de energía proveniente del centro de la galaxia que nadie supo explicar.

Otra fecha importante de las profecías mayas fue el eclipse total de Sol del 11 de agosto de 1999, que también se verificó puntualmente. Según el Chilam Balam –un libro sagrado maya–, siete años después del inicio del último Katum (1999) comenzaría una era de oscuridad y las convulsiones de la Tierra –sismos, huracanes, erupciones volcánicas– aumentarían sensiblemente.

El 15 de septiembre de 1999, sólo un mes después del mencionado eclipse, una misteriosa explosión proveniente del espacio eclipsó durante horas el brillo de algunas estrellas. Las radiaciones de ondas radio, rayos gamma y rayos X multiplicaron su intensidad por 120. Astrónomos como Richard Berendzen y Bob Hjellming, del Observatorio Radioastronómico de Nuevo México (EE UU), calificaron este fenómeno como un enigma «digno de una investigación detectivesca».

El rayo y la llamarada radiante

Ante estos hechos objetivos cabe preguntarse: ¿podría ser esa misteriosa e inexplicada radiación de 1999 el rayo proveniente del centro de la galaxia que, según los mayas, alcanzaría al Sol antes del año 2012, cuando se dispararan los fenómenos sísmicos? ¿No resulta también evocador de «la llamarada radiante» que, según los mayas emitiría el Sol después de recibir ese «rayo», la igualmente enigmática y anómala explosión solar del 20 de enero de 2005, que ha dejado perplejos y sin respuestas a los científicos?

El eclipse del 11 de agosto de 1999 que precedió a la fuerte radiación proveniente del espacio del 15 de septiembre de 2005 inauguró un periodo de cataclismos naturales.

El día 7 de ese mismo mes se produjo un terremoto de 5,9º (escala Richter) en Grecia, con 218 muertos; el 8, inundaciones catastróficas en China, con miles de muertos; el 17, un terremoto de 7,4º en Turquía, con 15.000 muertos; el 20, un terremoto de 7,6º en Taiwan, con 2.000 muertos; el 22, una cadena de terremotos menos destructivos –entre 2º y 5,2º– en todo el planeta; el 30, un terremoto en Oaxaca (México), seguido de grandes incendios debidos a explosiones de gas, con más de 100 muertos; y el 10 de octubre las lluvias produjeron 300 muertos y 500.000 damnificados, también en México.

No se trata de una lista exhaustiva de catástrofes ni mucho menos, sino sólo de una muestra de algunos fenómenos muy destructivos, ocurridos tan sólo en los dos meses que siguieron al eclipse de agosto. Incluir los conflictos humanos que estallaron en esos dos meses y otras catástrofes naturales requeriría un abultado volumen.

En este mismo número se recogen otros datos sobre el aumento espectacular de los seísmos, erupciones volcánicas y meteoros violentos. La comparación de la intensidad y la cantidad que estos fenómenos tuvieron en los últimos años con periodos anteriores revela que experimentaron un incremento espectacular en este periodo que los mayas denominaron «el tiempo del no tiempo».

Después de la potente y anómala radiación emitida por el Sol el 20 de enero de este año se han disparado las erupciones volcánicas, que ya habían experimentado un incremento notable después del eclipe de 1999. En todo 2004 se registraron 31 erupciones significativas.

Sólo entre enero y abril de 2005, se han detectado 21. Y si sumamos los informes sobre nueva actividad de los volcanes que experimentaron erupciones significativas desde 1999, la cifra asciende a 43 para los 4 meses iniciales de este año.

A esta confirmación de las predicciones mayas debemos añadir otras.

Según dichas profecías, a partir del eclipse de 1999 se incrementarían las guerras y la destrucción.

El cono de sombra de este eclipse se proyectó precisamente sobre Medio Oriente, Irak, Irán, Afganistán, Paquistán e India, señalando un área sacudida por los conflictos más sangrientos y la amenaza permanente de una confrontación entre Paquistán e India, ambos con arsenal nuclear.

Al acercarse el 2012 una ola de calor aumentaría la temperatura del planeta, produciendo cambios climáticos, geológicos y sociales sin precedentes, con una rapidez asombrosa. Estamos inmersos en dicha dinámica. El acelerado derretimiento de los glaciares en todo el mundo y la aparición de zonas verdes en la Antártida es ya un hecho confirmado científicamente.También anunciaron los cambios inesperados de la actividad del Sol que los científicos están verificando.

Las profecías mayas pronostican la aparición de un cometa, con alta probabilidad de un impacto contra la Tierra. Curiosamente, también en el Apocalipsis de San Juan se predice la llegada de este cometa llamado «Ajenjo» como signo del «Final de los Tiempos».

Otra coincidencia llamativa es que el 11 de agosto de 1999, no sólo tuvo lugar el último eclipse total del milenio, sino la formación de una configuración astrológica muy rara: la Gran Cruz Cósmica, formada en los signos de Tauro, Leo, Escorpio y Acuario, por el Sol, la Luna y tres planetas (AÑO/CERO, 102).

Esta Cruz también nos remite al Apocalipsis porque evoca a «los cuatro vivientes custodios del Trono».

El primero es descrito como «semejante a un león» (Leo), el segundo «semejante a un toro» (Tauro), el tercero «con semblante humano» (Acuario, el Aguador) y el cuarto semejante a un águila (Escorpio).

Estamos ante un simbolismo complejo que encaja con las profecías mayas del comienzo del «Sexto Sol»: una nueva era que, según su predicción, supondrá «el final del tiempo del miedo» y una Humanidad renovada cósmicamente, que construirá una civilización superior a la actual.

Esta convergencia de expectativas, independientes unas de otras, que avalan las profecías mayas es otro hecho a tener en cuenta.

Resulta inevitable recordar a maestros como Sri Aurobindo que, junto a su compañera Madre y su discípulo Satprem, promovieron una transformación fisiológica, convencidos de que, en un ser humano superior, debería producirse «el despertar» del cuerpo a nivel celular e incluso de los átomos.

Una evolución programada

Aurobindo enseñó que se produciría «un descenso de la luz superior a las partes más bajas de la naturaleza», que favorecería el acceso del ser humano a un nivel de conciencia más elevado que el actual.

¿Podría este cambio ser activado o favorecido por ese gran evento cósmico que anunciaron las profecías mayas? ¿Podría ese salto vibracional del Universo, transmitido por el Universo al Sol y por éste a la Tierra, estar impulsando «la gran transformación» que, según los mayas, llegará definitivamente a nuestro planeta el sábado 23 de diciembre de 2012?

En cualquier caso, todas estas profecías son muy elocuentes respecto a dicho salto cualitativo en la evolución de la conciencia.

El cambio cósmico crea las condiciones, pero la transmutación interior sólo puede ser el resultado de una decisión libre y de un trabajo interior individual.

En este final del último Katum del calendario maya el Cielo nos pone ante una encrucijada: autodestrucción o transformación. Nos hallamos, por tanto, en una especie de «tierra de nadie»: una fase definitiva que ya no pertenece a la vieja era, pero tampoco a la que amanecerá dentro de siete años, cuando se abra «la puerta» cósmica de un tiempo renovado.

En cualquier caso, nos parece evidente que los hechos corroboran las profecías mayas lo suficiente como para tomarlas en serio y examinarlas sin prejuicios a la luz de lo que sabemos del mundo. ¿La evolución biológica y psicoespiritual responde a una programación cósmica inteligente?

Este es, sin duda, el gran misterio que se nos plantea".

http://profecia-maya.blogspot.com/2007/09/la-ciencia-confirma-la-profeca-maya.html

Nota:

Las personas interesadas en obtener programas de Astrología, de buena calidad como el Kepler 7 y el Solar Fire 6, y sin costo alguno, pueden visitar este foro cuyo enlace se señala al final y buscar en "Aplicaciones". Primero deben registrarse.

http://foro.miotragus.org/

viernes, 21 de marzo de 2008

Imágenes: The Hubble Space Telescope

Beautiful Barred Spiral Galaxy
Barred spirals differ from normal spiral galaxies in that the arms of the galaxy do not spiral all the way into the center, but are connected to the two ends of a straight bar of stars containing the nucleus at its center.


Photo by: NASA, ESA, The Hubble Heritage Team

Hubble reveals previously unseen shocks
This new, detailed, Hubble image shows a planetary nebula in the making of a proto-planetary nebula. A dying star (hidden behind dust and gas in the centre of the nebula) has ejected massive amounts of gas.


Photo by: NASA, ESA, Valentin Bujarrabal

Variable Stars in Distant Spiral Galaxy
A NASA ESA Hubble Space Telescope (HST) view of the magnificent spiral galaxy NGC 4603, the most distant galaxy in which a special class of pulsating stars called Cepheid variables have been found. It is associated with the Centaurus cluster, one of the most massive assemblages of galaxies in the nearby universe.


Photo by: Jeffrey Newman, NASA, ESA

Supernova blast bonanza in nearby galaxy
In this new image, taken with the NASA/ESA Hubble Space Telescope, The bubble structure is sculpted by the galactic super-winds and outflows caused by a colossal input of energy from collective supernova explosions that are linked with a massive episode of star birth.


Photo by: NASA, ESA, Peter Anders

Hubble sees galaxies galore
Galaxies, galaxies everywhere - as far as the NASA, ESA Hubble Space Telescope can see. This view of nearly 10,000 galaxies is the deepest visible-light image of the cosmos.


Photo by: NASA, ESA, and S. Beckwith

The magnificent starburst galaxy
This mosaic image of the magnificent starburst galaxy, Messier 82 (M82) is the sharpest wide-angle view ever obtained of M82.


Photo by: NASA, ESA and the Hubble Heritage Team

Remarkable double cluster
Located in the Large Magellanic Cloud, one of our neighbouring dwarf galaxies, this young globular-like star cluster is surrounded by a pattern of filamentary nebulosity that is thought to have been created during supernova blasts.


Photo by: ESA, NASA and Martino Romaniello

Saturn In Natural Colours
This picture, image processing specialists have worked to provide a crisp, extremely accurate view of Saturn, which highlights the planet's pastel colors.


Photo by: NASA, ESA

Majestic Sombrero Galaxy
NASA,ESA Hubble Space Telescope has trained its razor-sharp eye on one of the universe's most stately and photogenic galaxies, the Sombrero galaxy, Messier 104 (M104).


Photo by: NASA, ESA, The Hubble Heritage Team


http://www.galleryofpix.com/imagegallery/23_the-hubble-space-telescope-part-3

Nuevos descubrimientos sobre la astrología de los sumerios


Foto. Tablilla de arcilla mul.apin, una de las dos pequeñas tablillas de arcilla en las que se representa el cielo de dioses estrella de los sumerios, con determinación exacta de ubicación y tiempo (tamaño original: 6 x 8,4 cm).


Esta historia empieza con las tablillas de arcilla babilónica aquí representadas y conocidas con el nombre de mul.apin.

Antes de entrar en detalles, primer debemos definir qué es en realidad la astrología. El “arte de los reyes” o, expresándolo en términos modernos “la psicología más antigua del mundo” se sirve (desde el punto de vista técnico) de los 7 planetas clásicos que se mueven en un cinturón de constelaciones de estrellas (llamado zodíaco). Además, la astrología parte de la base de que entre esas constelaciones celestes y la vida y el destino humano en la Tierra existe una relación que puede entenderse como una analogía o una sincronicidad de procesos entre esos dos mundos.

En todas las culturas que la humanidad ha producido en el curso de su historia siempre ha habido (desde los primeros momentos) un esfuerzo por estudiar y comprender el curso de la Luna. Sin duda, las primeras ideas mágicas y místicas, y los ritos y cultos a la Luna (derivados de ellas) como luz nocturna en constante movimiento, se originaron en los tiempos preculturales. Pero además, la Luna también era un indicador independiente de las variaciones del tiempo. Pues muy pronto existió la necesidad de comprender y poder calcular las idas y venidas cíclicas de las estaciones. Para una floreciente cultura de asentamiento fijo (no-nómada) con sus estructuras sociales y económicas cada vez más especializadas, disponer de un calendario fiable era básico para sobrevivir.

No obstante, esos primeros esfuerzos de diferentes culturas todavía no pueden describirse como astrología. Ni siquiera tampoco cuando algunos pueblos (la cultura prehindú Harpa del valle del Indo o los druidas de Stonehenge) finalmente pudieron comprender el curso del Sol y, de esta forma, pudieron determinar la duración exacta del año y de sus estaciones.

Sin duda, esto fue un paso previo necesario para la posterior aparición de la astrología. Sin embargo, el paso de reconocer los planetas visibles a simple vista e incorporarlos en una “religión de las estrellas” sólo lo dio una cultura. No fueron ni los griegos ni los egipcios ni los chinos ni los hindúes. Con pequeñas adiciones particulares, estas culturas se quedaron en el paso previo y no fue hasta mucho más tarde (500-300 a.C. o más tarde) cuando recibieron la astrología caldea. Tampoco fueron los caldeos ni los babilonios ni los acadios, descendientes de los pueblos semitas de Mesopotamia. Fueron los sumerios , un pueblo no-semita que probablemente llegó a Mesopotamia sobre el 4000 a. C., quienes en el tercer milenio antes de Cristo dieron el paso definitivo, que consistió en descubrir los cinco planetas Saturno, Júpiter, Marte, Venus y Mercurio, y medir y describir su movimiento en el zodíaco. Esto es lo que los últimos descubrimientos científicos demuestran.

La tablilla de arcilla arriba representada es una de las dos de la serie que se conoce con el nombre de mul.apin. En ellas se describen los movimientos del Sol, la Luna y los cinco planetas, y además se representan y describen de forma exacta 33 constelaciones con 66 estrellas individuales. En estas tablas, los doce signos zodiacales reciben el nombre de “el camino de la Luna” y su aparición como primer astro de la mañana está fijada de forma exacta en un calendario solilunar. Estos datos pueden comprobarse actualmente (teniendo en cuenta el desplazamiento precesional).

Las dos tablillas mul.apin fueron descubiertas en Nínive, en la biblioteca del rey babilonio Assurbanipal (período asirio, 669-627 a.C.). Inicialmente fueron (erróneamente) consideradas parte del Enuma Anu Enlil (*), que durante mucho tiempo se catalogó como “el libro de astrología más antiguo del mundo”. Esta serie de tablillas de arcilla es la colección más amplia de observaciones astronómico-astrológicas y reglas de augurios de la época de los comienzos de la astrología. Según expresión del propio Assurbanipal, era la pieza de su colección de la que estaba más orgulloso. Se alegra de haber leído en sus “textos de los tiempos de antes del Diluvio”. Sin embargo, hasta hace poco los expertos (asiriólogos y sumeriólogos) no habían dado crédito a esta afirmación puesto que la mayor parte de los escritos de esta colección procede claramente de los comienzos de la época babilónica (dinastía Hamurapi) del rey Amizaduga (1518-1516 a.C.)

Sin embargo, los últimos desciframientos de la lengua y los textos sumerios ponen de manifiesto que dos de las pequeñas tablillas (justamente, el mul.apin) son copia de un texto sumerio mucho más antiguo, cuyo original se ha encontrado. El original procede del año 2340 a.C. (esto es lo que se desprende de los cálculos realizados por el especialista Werner Papke basándose en los datos incluidos en estos textos sobre los momentos en que se producían las apariciones de 66 estrellas y constelaciones como primer astro de la mañana). Con su minucioso trabajo, Papke ha conseguido reconstruir todo el cielo de estrellas de los sumerios. Gracias a este descubrimiento, hoy conocemos de forma exacta el modelo conceptual astrológico original de los sumerios: la posición de las estrellas en esa época, cómo dividieron el cielo en constelaciones y cómo se interpretaban dentro de su integradora “religión de las estrellas”.

Para hacer una descripción del fascinante modelo del mundo de los sumerios, necesitaríamos más espacio del que tenemos disponible en este artículo. Además, hasta el momento, sólo se ha traducido una pequeña parte de las tablas de arcilla sumerias (en el sótano del British Museum de Londres hay unas 20 000 tablas todavía no traducidas). Sería temerario y absurdo querer ofrecer aquí una visión general definitiva. No obstante, con algunos ejemplos, quiero destacar algo de la imagen visible hasta el momento.

Los sumerios dividían su cielo en tres “caminos” que transcurrían paralelos al ecuador celeste y que daban la vuelta al cielo: el camino de Ea , el camino de Anu y el camino de Enlil . Estos caminos eran las esferas de influencia de tres supradeidades abstractas que jamás se representaban corporalmente: la divina trinidad. Eran las esferas del mundo material (Ea), el mundo humano (Anu) y el mundo divino (Enlil). A través de estas tres bandas serpenteaba “el camino de la Luna” (Charranu), que también era el camino de los planetas: el zodíaco. De esta forma, una parte del zodíaco se encuentra en el camino de Enlil (los signos de verano), una parte en el camino de Anu (signos de primavera y otoño) y una parte en el camino de Ea (los signos de invierno). El mapa estelar adjunto preparado por Werner Papke según el mul.apin muestra esta división para el período de 2340 a.C.




Figura. Mapa estelar según el mul.apin (Werner Papke)

En ese momento de la historia, los sumerios ya conocían el movimiento de desplazamiento precesional de las constelaciones. Las representaciones anteriores siempre hablan de 11 signos zodiacales (todavía falta Libra). En cambio, el mul.apin describe las imágenes de 12 constelaciones y explica claramente que Zibanium (Libra) se construyó a partir de las pinzas del escorpión, para dar al comienzo del otoño su propio signo. Anteriormente, el zodíaco siempre se basaba en dos estrellas: Aldebarán (en Tauro) marcaba el equinoccio (duración del día y de la noche iguales) de primavera y Antares (en Escorpio) determinaba el punto de inicio del otoño. Pero esto sólo es cierto alrededor del 3200 a.C. Probablemente, un poco antes de que se escribiera el mul.apin, se descubrió que el punto de misma duración del día y de la noche se había desplazado hacia el oeste: de Aldebarán a las Pléyades y de Antares hacia las pinzas del escorpión.

Los sumerios vivían de acuerdo con su círculo estelar. A lo largo del año se movían de forma síncrona con el movimiento de los dioses-planeas y de las casas celestes (los signos). Esto daba una determinada actividad y ocupación para cada momento del tiempo. Por ejemplo, la acumulación de estrellas de las Pléyades y las Híades de Tauro, significaban “el poste de la casa nupcial”. Tras su invisibilidad en invierno, en el mes de mayo volvían a aparecer como primer astro de la mañana antes de la salida del Sol en el horizonte este: ¡Tiempo de bodas!

O cuando, un mes antes, la estrella Hamal aparecía por el Ascendente como primer astro de la mañana, era momento de arar y sembrar los campos. Hamal es la estrella más brillante de Aries, que en sumerio es LU.CHUN.GA, que significa trabajador del campo o pastor. Por cierto, al mismo tiempo, ascendía la pequeña constelación Apin (arado) situada en la mitad superior del zodíaco.

Todos los planetas tenían su “casa” (signo domicilio). Destaca el hecho de que Venus (Ischtar) era el único planeta que tenía cuatro casas. Era la diosa-planeta superior y aparecía en cuatro formas distintas: como Schamchat (la prostituta divina) en GU.AN.NA (Tauro), como Shala Shubultum (Virgen con la espiga) en AB.SIN (Virgo), como Ischchara (regente de todos los países) en GIR.TAB (Escorpio) y como Anunitum (madre de LU.CHUN.GA) en ARURU (Piscis). Esto demuestra que la cultura sumeria era matriarcal. Efectivamente, las mujeres eran mayoría en la clase sacerdotal. Este dominio femenino no acabó hasta que el primer rey babilonio Amizudaga (1581-1561 a.C.) nombró oficialmente a Marduk (Júpiter) como dios del estado.

Estos ejemplos son suficientes. también podríamos hablas de la epopeya de Gilgamesh (existe una nueva traducción de los textos originales sumerios). Con una cuidadosa lectura de esta obra se desprende que no sólo es un magnífico trabajo épico-literario sino también algo así como el libro de texto o de interpretación del mul.apin. Éste sí es, verdaderamente, el manual de astrología más antiguo. Pero esto sería una larga historia...

(*) La colección Enuma Anu Enlil contiene, además del mul.apin , una gran cantidad de datos de observaciones de movimientos del Sol (Schamasch) y la Luna (Sin). En la sección dedicada a Venus, no sólo se encuentran unas efemérides de Venus de 20 años sino también una cantidad de observaciones del resto de planetas, con sus ascensos y descensos, y los momentos de conjunción con estrellas fijas. Y todos estos datos tienen añadidos textos de interpretación (un total de más de 7000 textos). Hasta la época moderna, en la literatura astrológica se encuentran citas (en parte literales) de esos antiguos textos, en especial, en las colecciones de aforismos de los siglos XVI y XVII, así como en los textos de astrología horaria y mundana del siglo XX.

Autor: Bruno Huber. Fecha diciembre 1997 (publicado en la revista Astrolog número 101, traducido por Joan Solé y editado en el boletín 37 julio-septiembre 2002).

http://www.escuelahuber.org/articulo13.htm


jueves, 20 de marzo de 2008

Descubren metano y vapor de agua en la atmósfera de un planeta extrasolar

Un equipo astronómico anunció que detectó metano en un planeta fuera del sistema solar, a 63 años luz, alimentando las perspectivas de encontrar eventuales signos de vida en planetas extrasolares.

La atmósfera del planeta HD 189733b contiene metano y vapor de agua, según las conclusiones de este equipo que salen publicadas en la revista científica británica Nature este jueves y que constatan también la sorprendente ausencia de óxido de carbono.

En cualquier caso, lo innovador es haber sido capaz de detectar metano en un planeta tan distante.

Para ello, los astrónomos usaron el telescopio del observatorio espacial Hubble para realizar una espectroscopía infrarroja de la atmósfera del planeta, un mecanismo que permite obtener una muestra de su composición química.

Aunque el metano, una molécula de carbono e hidrógeno, puede en ciertas condiciones jugar un papel decisivo en la creación de condiciones de vida, está totalmente descartado que eso ocurra en HD 189733b.

El planeta, situado en la constelación Vulpecula (del Pequeño Zorro), es uno de esos planetas conocidos como 'Júpiter caliente' cuya superficie está chamuscada -tiene una temperatura de 900 grados centígrados- y donde no puede existir agua líquida.

Algunos estudios precedentes habían pronosticado que la atmósfera del HD 189733b tenía metano y agua, como ocurre con Júpiter. Al final, los datos recogidos por el observatorio espacial Hubble lo confirman.

En cambio, no hay rastro de óxido de cárbono, si bien los astrónomos esperaban encontrarlo en cantidades importantes en las atmósferas de los 'Júpiteres calientes', constató el principal autor del estudio, Mark Swain, del Instituto Tecnológico de California (Caltech) de Pasadena.

http://es.noticias.yahoo.com/afp/20080320/tts-astronomia-planeta-c1b2fc3.html

martes, 18 de marzo de 2008

Los Planetas



La astrología es tan antigua como el ser humano. Desde siempre, cuando necesitábamos respuestas a preguntas sobre la existencia y el porvenir, instintivamente mirábamos al cielo, como si su configuración luminosa fuera un mapa que codifica el mensaje que requeríamos. Sin embargo, las pruebas escritas que tenemos sobre deducciones astrológicas se remontan a, como mucho, hace 5000 años más o menos. Parece ser que la cuna de la astrología en Europa es la cultura sumeria. Parece lógica la división, heredada de los sumerios, entre las constelaciones de estrellas y todo lo demás. En el grupo de “todo lo demás” incluyo el Sol (que desde el punto de vista de la Tierra no forma parte de ninguna constelación), la Luna (que es un satélite), los planetas, los asteroides y algunas estrellas concretas (como Aldebarán, Rigel, Spica, Vega o Polar) que por su situación y brillo siempre han tenido más importancia (indistintamente de si ya forman parte de una constelación o no). Es importante esta idea porque proviene de una observación puramente solar. En otras palabras, la interpretación astrológica sumeria (y por ende la nuestra) depende de los astros que viajan por el mismo “camino” que hace el Sol: la Eclíptica; de ahí que tome importancia el zodíaco.

Esto nos distingue de, por ejemplo, la astrología china, fundamentada en lo lunar y que, por consiguiente, tiene un zodíaco distinto y dividido en 28 sectores; eso sí: es de una gran sutileza y de una complicación extremada, como todo lo que suelen hacer los chinos, hasta el punto que en el pasado el pueblo no recibía su difusión y quedaba limitada por la comprensión de los iniciados.

En nuestra astrología, a pesar del análisis científico y sus definiciones, todo lo que no son constelaciones ni estrellas queda englobado bajo el nombre deplanetas”. La excepción es el Sol, que también será un planeta para nosotros, los astrólogos, aunque nos suene raro. Esta simplificación trae consigo una pequeña complicación: cualquier cuerpo celeste que actúe de forma independiente y viaje por nuestro zodíaco será susceptible de ser utilizado en astrología. Si consideramos que actualmente se conocen miles de asteroides y algunos planetoides que cumplen este requisito se hace imposible hacer una interpretación completa de una carta astral. Por este motivo me ceñiré, en lo posible, a lo tradicional, aunque veremos, cuando tratemos los signos del zodíaco más adelante, que a veces puede resultar una información incompleta.

Los Planetas

Los planetas tradicionales son siete: Sol, Luna, Mercurio, Marte, Venus, Júpiter y Saturno. Son los más visibles sin necesidad de instrumentos ópticos. A pesar de que nos resulta común hablar de Neptuno, Urano y Plutón, considero importante recalcar que se trata de descubrimientos recientes: Urano, en 1781 por Herschell; Neptuno, en 1846 por Le Verrier; Plutón, hallado matemáticamente en 1910 por Percival Lowell, y astronómicamente en 1930 por Clyde Tombaugh.

Me parece interesante echar una ojeada a los símbolos de los siete planetas tradicionales y mostrar que cinco de ellos provienen de la combinación de los otros dos, los luminares, junto con el símbolo de la Tierra. Observad:





A continuación veremos el significado que esto encierra. Su disposición no es casual. Por instinto, lo primero que nos suele preocupar es nuestra posición en el mundo en el que vivimos (la Tierra). Luego nos preguntamos acerca de nosotros mismos, interiorizamos, y descubrimos los rasgos personales, así como lo que nos guía interiormente. Más tarde investigamos acerca de nuestra relación con el exterior, y el intercambio que procede de esta interacción. El siguiente paso es nuestra relación con las demás personas, de tú a tú, sobretodo como vehículo para manifestar lo que deseamos o para conquistar nuestros anhelos (del contacto con la gente siempre obtenemos algo, y siempre damos algo a cambio). Y más tarde nos preocupa nuestra relación con el entorno y la sociedad en la que vivimos. Después de este viaje, tal vez nos preguntemos acerca de lo que hay más allá de lo social y de lo meramente visible y palpable... si creemos que existe. Pues bien, los planetas se asocian a cada fase de este despertar, y su simbología nos ayudará a comprobarlo:

· La Tierra es el punto de origen de nuestro camino al autoconocimiento. En ella confluyen todas las fuerzas cósmicas y las telúricas, el entorno y el centro de orden material. En ella nos manifestamos en todas direcciones. Por todo eso, su símbolo es una cruz.

· Las luminarias, que son el Sol y la Luna, trata la personalidad y la guía interna. Son las luces que nos invitan a expresarnos y a movernos para iniciar el camino. En el Sol, el punto dentro del círculo representa al Alma como parte íntegra de la divinidad, o al Espíritu como chispa divina y fuerza primera activa. La Luna realmente es un círculo, pero con una parte de éste vuelta hacia el interior, y de ahí sabemos que tiene que ver con el interior y lo receptivo, con el aspecto femenino de lo divino, y puede representar al cuerpo, a la mente y al corazón, como receptáculos de la fuerza activa que emana del Alma (y del Espíritu).

· Mercurio trata la interacción de nuestro mundo interior con lo de fuera. Aquí vemos que su símbolo recoge las tres figuras, simbolizando que el Yo (el Sol) hace de nexo entre el mundo (la Tierra) y lo que sentimos y pensamos (la Luna). Por eso recibe el nombre de planeta regulador de la experiencia.

· Venus y Marte tratan nuestra relación con los demás. Vemos que el símbolo de Marte tiene de base la fuente de la vida (el Sol) que se manifiesta sobre la Tierra, y por eso es un planeta de energía y vitalidad. Venus está simbolizado por las sensaciones del mundo terrenal como base actuando sobre el Yo y la Vida (el Sol), por eso es un planeta de sensibilidad y belleza.

· Júpiter y Saturno son los planetas de la interacción social. El símbolo de Júpiter representa la manifestación material (la Tierra) de lo que hay en nuestra mente y nuestro corazón (la Luna), por eso es un planeta de materialización, logro, éxito, alegría y jovialidad. Saturno, en cambio, está representado por el orden material (la Tierra) pisando las emociones y las pasiones (la Luna), y por eso es un planeta más bien frío, serio, controlador, calculador y represivo.

· Los planetas no tradicionales, como Urano, Neptuno y Plutón, se llaman planetas transpersonales, porque nos hablan de lo que hay más allá de nuestra visión social y material, y de nuestra relación con el cosmos y con la fuente primera de energía de vida.

Me basaré en este orden planetario para describir, uno a uno, el significado de cada planeta.

Las luminarias: planetas de la personalidad

El Sol

Representa, en esencia, la luz interior, la fuente de la Vida, y el Alma. Es el centro. Es la individualidad y la personalidad consciente que uno tiene de sí mismo, así como su expansión del Ser. En una carta natal, el signo por el que pasa el Sol es nuestro signo. En una carta astral cualquiera, podría representar al padre y al marido, pero también la guía interna con la que podemos conectar. Un Sol en Escorpio, pues, habla de transformaciones y nos da mensajes de regeneración (que es por lo que pasamos la mayoría, por no decir todos, en esa época del año que nace en la última semana de Octubre y contiene gran parte de Noviembre). El Sol, por lo tanto, nos da conciencia del flujo de las cosas y del Presente.

Sus virtudes son: serenidad, ilusión, amor, vida, virilidad, orgullo, esencia, Verdad, poder, honor, nobleza, lealtad, sinceridad, honradez, autoridad, madurez, confianza, entusiasmo, protección, sanación e iluminación.

Mal aspectado manifiesta: envidia, hipocresía, arrogancia, soberbia, despotismo, tiranía, vanidad, orgullo, dramatismo y teatralidad (protagonismo).

El Sol cambia de signo cada 30 días.

Rige el corazón y la vista.

La Luna

Representa el principio femenino. Es lo subconsciente, lo emocional y lo receptivo. Hace referencia a las raíces, la infancia, el hogar, la familia y, en concreto, a la madre y a la esposa. Toma conciencia del pasado. Refleja el mundo de lo indefinido, inconcreto y mutable. Da paso a los sueños, las imágenes reprimidas, las sensaciones, las pasiones, lo intuitivo, lo irracional, así como la fantasía, la imaginación y la creatividad. Recoge experiencia sensorial tal y como viene, sin intervenir la mente para nada.

Sus virtudes son: protección, alimento, imaginación, sueños, espíritu abierto y soñador, receptividad, amor incondicional, ternura, sensibilidad, perdón, sabiduría, fertilidad, contemplación, arte, cuidado de uno mismo (autoestima).

Mal aspectado manifiesta: susceptibilidad, indecisión, remordimientos, neurosis, dependencia, sobreprotección y posesión (acaparar).

Tarda aproximadamente 28 días en dar la vuelta a la Tierra, así que cambia de signo más o menos cada dos días y medio.

Rige el sistema digestivo, el sistema linfático y la matriz.

Planeta regulador de la experiencia

Mercurio

Es el nexo entre nuestra esencia y el mundo. Se encarga del intercambio de información, así como de la asimilación y ordenación de las experiencias. Por todo ello, representa el intelecto, el habla, la percepción, la locuacidad y la elocuencia, y las ideas. Conecta nuestra mente y pensamientos con nuestro corazón y emociones. Es, por tanto, un gran mediador. Rige también las habilidades manuales y psicomotrices. En un tema natal hace referencia a los hermanos (concretamente los menores), a los amigos más cercanos y a los viajes cortos. Si nos basamos en la mitología grecorromana, Mercurio (Hermes) era muy travieso antes de madurar y convertirse en mensajero, y por lo tanto podemos decir que el planeta hace referencia a la etapa de la adolescencia.

Sus virtudes son: facilidad de aprendizaje, rapidez mental, expresión y expresividad, adaptabilidad, socialización, diálogo interior, realidad concreta, canalización, pensamiento práctico, comercio y astucia.

Debido a que siempre está cerca del Sol (no suele separarse de él más de 28º) no suele estar mal aspectado. Sin embargo, si estuviera demasiado cerca del Sol (menos de 3º) se le considera “combusto” y manifiesta: inquietud, inestabilidad, crisis nerviosa, decepción, malas intenciones, mentiras, calumnias, hipocresía, charlatanería, desconexión de uno mismo, maremoto psíquico...

Da la vuelta al Sol en 88 días, y cambia de signo más o menos cada mes, como el Sol, y por eso lo vemos siempre cerca de él.

Rige el sistema nervioso, las facultades mentales, la garganta, la respiración, los brazos y las manos, y la coordinación del sistema motriz.

Planetas de la interacción personal

En realidad, Venus y Marte son los planetas del deseo. Manifiestan cómo perseguimos lo que deseamos, cómo lo percibimos y, mediante eso, cómo queremos que nos quieran y cómo queremos a los demás. Es un hecho que mediante la interacción con las personas establecemos un intercambio, ya sea de información, afectivo, o de cualquier otra naturaleza. Por lo tanto, hay un sentido más profundo en esa interacción entre individuos que abarca mucho más que la interacción en sí.

Venus

Representa todo lo que es bello y deseable. Nos enseña a encontrar la paz, el bienestar y la satisfacción. Muestra lo mejor y más agradable de nosotros y abre el camino del hedonismo. Simboliza, evidentemente, el atractivo personal, pero también se encuentran entre sus virtudes: la capacidad artística, la armonía, la delicadeza, la estética, el amor consciente (que, en este caso, puede ser condicionado), relacionarse desde la sensibilidad, sensualidad, la juventud y la sociabilidad.

Mal aspectado manifiesta: pereza, envidia, manipulación por dinero o bienes materiales (lujuria) y posesión, relegando los valores éticos a una dudosa posición.

Puede representar, en una carta astral, a las amantes o las hermanas.

Da la vuelta al Sol en 243 días, permaneciendo en cada signo más o menos 22 días.

Rige la garganta, junto a mercurio, sobretodo la tiroides, pero además, rige los riñones, los ovarios, el páncreas, el sexo externo femenino y la piel y el tacto.

Marte

Es la representación del deseo en sí mismo. Muestra cómo perseguimos nuestras metas. Es directo, a veces cortante, y simple. Sabemos que se asocia al dios de la guerra, así que nos indica cómo enfrentarse a los distintos ámbitos de la vida, generalmente con entusiasmo y vitalidad. En la carta natal puede representar a los amantes y al hermano primogénito.

Marte aporta: energía, acción vital, sexualidad, valor, ánimo, coraje, fuerza creadora, entusiasmo, deporte, moral y honor.

Mal aspectado manifiesta: ira, rudeza, incomprensión, insensibilidad, ambición desmedida, impulsividad, irracionalidad, imprudencia y negligencia. En la salud puede producir fiebres, inflamaciones y alta presión arterial.

Da la vuelta al Sol en 685 días, por lo que se está en cada signo casi dos meses.

Rige la sangre, los músculos, los órganos sexuales masculinos, y se encarga de la maduración del individuo, tanto física como psicológicamente.

Planetas de la interacción social

Júpiter

Es el planeta de la hermandad. Rompe los límites de lo individual y expande los horizontes personales en todos los planos. Dicha expansión lleva a buscar el conocimiento superior y recuerda que todos los seres humanos somos hermanos y la unión hace la fuerza. Por ello, este planeta se encarga de la filosofía, la religión y la ética. Se ocupa también del bienestar común, que siempre aporta serena alegría. Debido a su expansión se le considera también como el planeta de los mundos lejanos y los grandes viajes. A pesar de ser un planeta que expande horizontes, es social, así que seguirá las tradiciones sociales. La diferencia es que admite lo nuevo.

Sus virtudes son: expansión, felicidad, gloria, despreocupación, beneficio común (del grupo), fe, fortuna, crecimiento, expresión, honestidad, compartir, legalidad, riqueza, éxito social, honor, liberalidad, generosidad, juicio, autoridad, sinceridad, jovialidad, virtud, respeto, serenidad y sabiduría de la vida.

Mal aspectado muestra: ludopatía, arrogancia, burguesía, excesos, dogmatismo, riesgo, orgullo, falta de respeto, hipocresía, exageración, vagancia, libertinaje y vida fácil a costa de los demás.

Da la vuelta al Sol en 12 años, así que se está cada año en un signo diferente.

Rige el hígado, la vesícula biliar y las grasas.

Saturno

Es el planeta de las normas sociales. Pone límites, obligaciones, jerarquía, control y organización. Procura mantener un estatus y dicta unas leyes. Saturno es la conciencia del Miedo, no percibe la experiencia de la vida sin agotamiento, dolor o sufrimiento. Induce timidez. Es práctico, pero incapaz e impotente. Su influencia nos pone delante no sólo de los límites sociales, sino también de los personales, aquello que tenemos reprimido, aquello a lo que le tenemos miedo, consciente o no. Al mismo tiempo, recuerda las experiencias más desagradables y nuestro lado oscuro, para darnos la oportunidad de reconocerlo y hacernos más fuertes. Por ello, es la representación del Morador en el Umbral. Saturno simboliza también la experiencia acumulada con el paso del tiempo, por eso se asocia a la vejez, al tiempo, y a las consecuencias de los actos del pasado (Karma), así como a las lecciones de la vida.

Sus virtudes son: prudencia, reflexión, solidez, erudición, celibato, método, ciencia, circunspección, perseverancia, paciencia, sentido del deber, meditación, exactitud, responsabilidad y determinación.

Mal aspectado manifiesta: fracaso, renuncia, demora, desventura, enfermedad, sobriedad, reserva, timidez, avaricia, pesimismo, egoísmo, frialdad, tristeza, soledad, obstrucción, bloqueos emocionales, inhibición, restricción y miedo.

Da la vuelta al Sol en 29 años, y pasa por cada signo cada dos años y medio. Cada 29 años desde la fecha de nuestro nacimiento, como Saturno regresa a su posición original de nuestra carta natal, vienen momentos intensos de reflexión, de mirar atrás y valorar lo que se ha hecho, de corregir errores y de seguir adelante con más madurez.

Rige los huesos, las articulaciones (especialmente las rodillas, sede de la esperanza), tendones, ligamentos, cartílagos, dientes, los minerales y la piel.

Planetas transpersonales

Actualmente se usan en una carta astral de forma cotidiana y “normal” los siguientes tres planetas transpersonales: Urano, Neptuno y Plutón. Puesto que aparentemente no forman parte de la antigua tradición cabe preguntarse si merecen crédito en el momento de su uso astrológico. Sobretodo en el caso de Plutón, pues este planetoide no viaje alrededor del Sol en el mismo plano en que lo hacen los demás planetas, sino que está desviado en cierto ángulo. Eso significa que Plutón se desvía algunos grados de la Eclíptica y por ello quedaría fuera de las influencias del zodíaco. Como las apariencias son sólo eso, apariencias, y a menudo engañan, voy a dar paso a estos tres grandes planetas que inducen a echar una ojeada más allá del encasillamiento social. Como apunte, decir que rara vez un planeta transpersonal marca la personalidad del individuo, a menos que esté aspectado con las luminarias o con el Ascendente o el Medio Cielo. A partir de aquí se trata más bien el inconsciente colectivo y la evolución global.

Urano

Representa la mente divina, la conciencia cósmica y universal, y la sabiduría desconocida e ilimitada. Es la figura de los ideales humanitarios más elevados y espirituales. Para alcanzar estos niveles superiores, Urano habla de la necesidad del desarraigo de lo tradicional, de desapego. Por lo tanto, es el planeta que da paso a lo nuevo, a los cambios, a las sorpresas, a los imprevistos, al progreso, al idealismo y a la libertad de cadenas, de prejuicios, de condiciones y de ataduras. Es el desarrollo más allá de las fronteras psíquicas y físicas hacia una nueva dimensión y realidad.

Sus cualidades son: originalidad, cambios repentinos e inesperados, impredecibilidad, novedad, ideal, Verdad, justicia, libertad, fraternidad, amistad, autenticidad, igualdad, progreso colectivo, intuición y genialidad, invención, preocupación espiritual humanitaria, independencia, sinceridad y creatividad.

Mal aspectado manifiesta: excentricidad, rebelión, descontrol, contradicción, neurosis, violencia, deshumanización, indecisión, extremismo y fanatismo.

Tarda 84 años en dar la vuelta al Sol. Está 7 años por signo. Hacia la mitad de su ciclo, los 42 años, nos puede provocar una época de crisis personales profundas que, habitualmente, abre nuevas oportunidades.

Rige el sistema eléctrico corporal, las piernas y los tobillos.

Neptuno

Es el planeta de la Unidad mística y la conciencia colectiva. Tiene un intenso poder de disolución. Disuelve el ego, los límites personales de todo tipo, y cualquier tipo de cascarón, pues su finalidad es que cada ser humano se funda con los demás formando una sola identidad, compartiendo un mismo sentimiento. Como el ego nunca quiere ser disuelto, la energía de Neptuno tiende a reprimirse. La meta más elevada de Neptuno es la Unidad espiritual con el resto de la Creación. Por eso es el planeta de lo místico, lo religioso y lo espiritual (se trata de una o de varias octavas superior al mensaje de Júpiter en cuanto a lo espiritual se refiere). Su mundo es, como con la Luna, el mundo de los sueños, la fantasía, la imaginación y lo subconsciente.

Sus virtudes son: meditación, fe, creatividad artística, devoción, espiritualidad, intuición, ilusión, sensibilidad, misticismo, divinidad, genialidad, facultades psíquicas, mediumnidad, imaginación, inspiración, sueños, sanación y compasión.

Mal aspectado manifiesta: confusión, hipersensibilidad, fraude, quimera, evasión, apego, irresponsabilidad, depravación, lujuria, toxicomanía, vicio, miedos, pesadillas, presentimientos siniestros y autoindulgencia. En el campo de la salud puede indicar contaminación, infección o algún desastre ligado a los líquidos.

Da la vuelta al Sol en 165 años, por lo que se está en cada signo casi 14 años.

Rige los pies, la médula espinal y la hipófisis.

Plutón

Es el planeta de la fuerza de la vida por la vida y de la transmutación. Habla de las profundidades de nuestras tinieblas interiores, nuestro propio mundo subterráneo, que llegan hasta la noche original del Alma. Nos conecta con la esencia de vida y con aquello de nosotros que es más poderoso pero al mismo tiempo ingobernable, esa energía única oculta e ignorada que se desata involuntariamente en los grandes momentos de conmoción y que traspasa todos los límites para lograr la supervivencia. Provocará cambios bruscos y la muerte de nuestro Yo para propiciar la regeneración y la conexión con lo más íntimo de nuestro Ser. Siempre actúa desde lo invisible y sus efectos son traumáticos. Como Urano, su destrucción es para dar paso a lo nuevo, una muerte para un nuevo nacimiento. Invita a explotar todo cuanto hay en nosotros mismos, aunque puede acarrear un gasto energético considerable y puede llevar a la autodestrucción. La energía de vida, de muerte, de transformación y de lo oculto que se deriva de Plutón es la misma energía que opera en un acto de creación y también en el sexo, y por ello la sexualidad (que nos hace pasar por una pequeña muerte momentánea de nuestro Yo para dar paso a una unidad mayor; es también un acto espiritual profundo para conectar con uno mismo y con la conciencia divina) queda bajo el amparo de este planeta. Es también el planeta de las pasiones profundas y más básicas.

Sus virtudes son: independencia, dominio de fuerzas naturales, espíritu investigador, vanguardia, valentía, autocontrol, sentido de riesgo, evolución, psicología, transformación, transmutación, regeneración, renovación, deseo de vida y supervivencia.

Mal aspectado presenta: brutalidad, rebeldía, vandalismo, destrucción, instigación e histrionismo.

Da la vuelta al Sol en 250 años, está por cada signo (o en las proximidades) alrededor de los 18 años.

Rige el sistema reproductor, el excretor y la próstata.

Los aspectos astrológicos

Como dijimos en la introducción, los aspectos son las “relaciones geométricas que existen entre dos elementos de una carta astral”, sus separaciones angulares contadas en grados sobre la Eclíptica. Son importantes porque en la interpretación de un tema astrológico no basta con tratar el carácter individual de cada elemento. De hecho, alcanza gran relevancia la relación de cada elemento con el resto del tema, pues la interrelación a menudo varía el resultado final de la interpretación. Es esencial tener en cuenta que todo está interconectado y todo influye o afecta a todo.

En este capítulo, como sólo tenemos la información sobre los planetas, no podremos hacer otra cosa que deducir si la relación entre ellos será positiva, negativa, decisiva, si se anulan entre ellos... Pero me pareció importante introducir los aspectos ahora, pues hacerlo más adelante, con toda la información aprendida, habría resultado un caos, y así ahora tenemos la oportunidad de acostumbrarnos y asimilarlos gradualmente. Cuando sepamos a fondo sobre los signos zodiacales veremos que ya podremos dar mucho contenido interpretativo. Y con las casas, ya no habrá quien nos frene.

De las infinitas posibilidades de relación geométrica sólo se consideran ciertas distancias angulares privilegiadas que llamaremos Aspectos Mayores. Serán los que tengan mayor relevancia. Existen algunos aspectos con mínima influencia, a los que llamaremos Aspectos Menores. Primero dispondré aquí un cuadro esquemático que nos permitirá una presentación de los aspectos, con el símbolo astrológico al lado de cada nombre. Después procederemos a verlos uno a uno. Es útil darse cuenta que en una representación gráfica los aspectos armónicos se dibujan con líneas naturales de un color claro, generalmente verde, y que los aspectos desarmónicos se dibujen con líneas punteadas de un color oscuro o caliente, como el rojo.






Conjunción

Se da cuando “coinciden” dos elementos en un mismo grado del zodíaco. Su separación es, lógicamente, de 0º. El efecto de una conjunción es variable, depende de la relación íntima entre los elementos, que pueden ser entre sí armónicos o disonantes. Sin embargo, se caracteriza porque siempre es una relación intensa. Por ejemplo: una conjunción Sol-Venus será armónica, pero al ser una relación intensa resultará mucho más benéfica de lo usual; una conjunción Sol-Saturno sería disonante, pero al ser una relación intensa será más desarmónico de lo usual.

En este punto, creo necesario hacer reflexionar sobre el carácter benéfico de cada planeta. Normalmente, se consideran a Saturno y a Plutón como los más disonantes o maléficos, sobretodo el primero. Plutón, a pesar de todo, puede ofrecer una relación de liberación, resultando benéfico. Marte es generalmente benéfico, pero muy activo puede resultar agresivo y violento. Neptuno es benéfico pero una relación con él puede derivar en confusión y en dejar de tener los pies en la tierra. Júpiter es el gran benéfico. Por lo general, el Sol y Venus son los siguientes más benéficos. Y la Luna también es benéfica, pero le sucede un poco como a Neptuno. Urano suele ser benéfico pero puede manifestar violencia e imprevisibilidad en los sucesos, y muchas idas de olla, según con quién forme aspecto. En cuanto a Mercurio, es neutro, pero matizará con su personalidad las cualidades de los otros planetas con quienes forme aspecto.

Trígono

Es la mayor relación de armonía. Se da por una separación entre planetas de 120º. Desata las mejores cualidades de cada planeta en aspecto, lo más positivo y lo más beneficioso. Visualmente, en la carta vemos cómo los planetas en trígono están en signos del mismo elemento (querría puntualizar aquí que mencionaré formas en que se dividen los signos del zodíaco; no os preocupéis si no sabéis qué es cada cosa, se explicará con detalle en la próxima entrega sobre astrología), que se disponen como si fuera un triángulo.

Sextil

Es la siguiente relación armónica. Se da por una separación de 60º. No es tan favorable como el trígono pero, ante planetas de naturaleza más disonante, consigue aplacar sus efectos negativos a pesar de que no mostrará ni expandirá las virtudes de dicho planeta disonante como haría el trígono. Indica la oportunidad de crecer hacia la armonía con el efecto de ambos planetas. Visualmente distinguimos esos planetas en signos consecutivos de la misma dualidad electromagnética, dispuestos como si fueran una arista de un hexágono.

Aspecto Menor – Semisextil

Su influencia es muy débil, pero armónica. Se da por una separación de 30º. No suele tenerse en cuenta pues apenas afecta sobre la vida de un individuo. Por eso forma parte de la catalogación de aspecto menor. Ambos planetas, aquí, tienen poco peso. Es favorable para aplacar características negativas de los planetas, pero no desarrollan (y es casi imperceptible) sus virtudes, ni siquiera las de un planeta benéfico (a menos que sea muy benéfico y esté aspectado con una luminaria).

Oposición

Es la mayor relación de desarmonía. Se da por una separación de 180º. Aumenta las cualidades negativas y agresivas de los planetas, no permite que asome ninguna virtud. Indica que hay que realizar un balance, un equilibrio, entre lo que manifiesta cada planeta. Visualmente, en la carta ambos planetas se sitúan diametralmente opuestos.

Cuadratura

Es la siguiente relación de desarmonía. Se da por una separación de 90º. Aunque es una relación disonante, a menos que sea un aspecto con un planeta potencialmente negativo, un planeta benéfico puede menguar las cualidades negativas de la disonancia, dejando entrever algo de su armonía. Si se da entre planetas benéficos, podría presentar sólo una leve desarmonía fácil de superar. Indica la necesidad de compensar y complementar aquello que manifiesta cada planeta, una adaptación. Es más flexible que la oposición. Visualmente, los planetas se encuentran en signos de la misma naturaleza dinámica, que se disponen como si formaran un cuadrado.

Aspecto Menor – Semicuadratura

Como sucedía con el Semisextil, su influencia es débil. Se da por una separación de 45º entre los planetas. No permitirá el desarrollo de las cualidades positivas planetarias, pero no tiene fuerza para destacar las negativas, así que prácticamente quedan compensados ambos elementos. Tampoco suele tenerse en cuenta en astrología, porque al ser un Aspecto Menor poco hace sobre el individuo, a menos que se trate de un aspecto entre un planeta potencialmente maléfico y una luminaria.

Quincuncio

También se llama Inconjunción. Se da por una separación de 150º. Es una relación que, como con la conjunción, depende de la naturaleza íntima de los planetas que estamos aspectando, así que su efecto es variable. A veces, puede parecer una relación de desarmonía porque su principal característica es provocar miedos o baches, con efectos inevitables, que obligan a tomar decisiones. Si estamos relacionando dos planetas benéficos puede que estemos tratando la buena suerte del nativo de dicho tema natal o la ausencia (en el mejor de los casos) de baches en el camino. Esta relación rozaría el Karma de una persona. A pesar de ser un aspecto peculiar, es desconocido para muchos y la mayoría no suele usarlo. En ningún caso se puede considerar un aspecto menor, porque sus efectos no son, para nada, débiles.

Existen muchos otros aspectos menores, como la sesquicuadratura, el quintil, el semiquintil, el septil, el novil, etc. Sin embargo, apenas son usados en el día a día, y la mayor información la dan los aspectos antes mencionados.

Las órbitas

Es raro que los planetas cumplan exactamente las distancias angulares indicadas en la teoría, por lo que se admite una tolerancia, algunos grados de desviación de los planetas. Esta tolerancia se llama Orbe u Órbita. Debido a esto, si el Sol y Júpiter están separados por 3º, podremos decir que igualmente están conjuntos, aunque no estén perfectamente solapados. Las órbitas para cada aspecto son las siguientes:

Conjunción

Trígono

Sextil

5º-6º

Oposición

Cuadratura

Semisextil

2º-3º

Semicuadratura

2º-3º

Quincuncio

2º-3º

Eso significa que, por ejemplo, un sextil se puede dar aunque los planetas estén separados por 5 ó 6 grados más o por 5 ó 6 grados menos (desde los 55º hasta los 65º aproximadamente).

Esas órbitas son un límite máximo. Es difícil que un aspecto de trígono entre dos planetas con una tolerancia de 7º se manifieste con toda su intensidad, se dará con mayor efectividad con una tolerancia de 5º. La excepción es si el aspecto se da con alguna luminaria, pues su fuerza es mayor que la de los otros planetas, y sí producirán una intensidad máxima aunque el aspecto esté en el límite de su orbe.

Con la información de los planetas y sus aspectos ya podemos empezar a ver una carta astral con otros ojos. Sugiero que practiquéis con los aspectos que aparecen en la carta de prueba que dispuse en el capítulo introductorio. Luego os podéis aventurar a analizar los aspectos de vuestra propia carta natal. Se puede sacar mucho jugo sólo viendo los aspectos.

Fuente:

http://xaviergf.iespana.es/blog/Cursos/Astrologia/planetas.htm