viernes, 7 de noviembre de 2008

Efecto Obama: ¿se viene el Papa Negro? Qué dicen las profecías de Nostradamus y Malaquías


La sana convulsión ocurrida en el mundo después del triunfo de Barak Obama, produjo una sucesión de búsquedas similares en otras constelaciones delicadas de la humanidad. Obvio, una de las primeras referencias que hizo punta en esta idea por detectar otra figura paradigmática de un nuevo orden universal, echó su mirada hacia el Vaticano. La figura profética del advenimiento de un Papa Negro ya rondó las mentes de los líderes mundiales y de hombres y mujeres de todo el Planeta , cuando en febrero del 2005 los partes médicos del Hospital Gemelli de Roma señalaban que la muerte del entonces Sumo Pontífice Juan Pablo II se tornaba inminente.


Un detalle relevante: Las búsquedas más numerosas desde que existen Google y Yahoo fueron en esos días de agonía papal, y los lemas puestos en los buscadores hacían referencia al Papa Negro. Antes que el mundo tuviera noción de un futuro Presidente estadounidense de origen afro-americano, ya se vislumbraba un deseo o una curiosidad por saber si el líder religioso que gobernaría al catolicismo, podía ser negro.

En esos días, igual que ahora, solo un Arzobispo reunía las condiciones para llegar al trono de San Pedro siendo negro. Se trata del nigeriano Francis Arinze, a quien Juan Pablo II ungió en un sitio clave para la política ecuménica del Vaticano: La Dirección del Consejo Pontificio para el Diálogo entre las Religiones.


Pero todos las miradas no solo apuntan a la posible llegada a Roma de un Papa Negro. El síndrome Obama produce estos días un aluvión de búsquedas similares a la de aquellos momentos finales en la vida del Papa Karol Wojtyla.


Pero, ¿qué dicen los mas eruditos estudiosos de las profecías papales, como fueron San Malaquías (monje irlandés del siglo XI) y el más mediático Nostradamus..?


Marcelo Jiménez es un estudioso español, experto en profecías y adivinaciones, a quien suelen consultar hasta las propias autoridades vaticanas respecto a los sucesores en el trono de San Pedro.
Afirma Jiménez que en realidad fue Nostradamus –siguiendo algunas predicciones de Malaquías- quien visionó la llegada del Papa Negro al final del mandato del clérigo itinerante, como se lo denominó a Juan Pablo II.

Vale señalar que Nostradamus habló de una muerte violenta del último Papa antes de la llegada del Papa Negro, lo que realmente no ocurrió pues si bien el Santo Padre oriundo de Polonia sufrió un atentado, en aquel incidente solo fue herido y no la consecuencia de su fallecimiento.


Es cierto que ninguno de los profetólogos de la sucesión Papal acertó con la verdadera timba de nombres y candidatos que se mencionaban como sucesores del Santo Padre en el 2005. Fue más una mirada política que religiosa quien advirtió la posibilidad que el sucesor de Juan Pablo II fuera alguien muy comprometido con su entorno íntimo –como resultó Benedicto XVI- considerado un hombre de transición en el Vaticano hasta el arribo del que sería alguno de los sucesores de San Pedro que mencionan los profetas, ya sea un Papa Negro, como se le atribuye a Nostradamus, como un Pontífice de origen judío, como menciona San Malaquías en sus lemas o consignas que son interpretadas por los exegetas de sus escritos.


El Arzobispo de Paris, Jean Maria Lustiger, proveniente de una familia judía afincada en Alemania, estaba sindicado por algunos profetólogos como el Papa Judío que sucedería a Juan Pablo II... pero si en verdad Benedicto XVI es considerado un hombre de transición, a su fallecimiento se abren nuevamente las posibilidades que algunas de las profecías sobre el próximo jefe máximo del Vaticano pueda cumplirse según las visiones de San Malaquías y Nostradamus.

El llamado nuevo orden mundial no escapa a las vicisitudes vaticanas, lugar donde el núcleo de Arzobispos italianos sigue siendo decisivo para la elección del Sumo Pontífice cuando fenezca el mandato de Benedicto XVI.

Hoy el mundo entero está eufórico por que Obama representa el sueño cumplido de un notable hombre de paz como fue Martín Luther King. Pero habrá que ver cómo se sitúan las piezas en el tablero del ajedrez mundial cuando sea el momento de suceder al actual Papa.

El Arzobispo de Nigeria -o si es proclamado algún otro prelado negro-, estará en carrera pero no es la feligresía católica sino los cardenales partícipes del sagrado cónclave vaticano quienes nominan al heredero de San Pedro y lo anuncian con el ya conocido ritual de la fumata blanca

Fuente:
Jujuynoticias.com

http://www.jujuynoticias.com/mas_informacion.asp?id=1561