domingo, 2 de noviembre de 2008

LEO


LEO
CARACTERISTICAS GENERALES


Simbolismo


Simboliza en la Naturaleza la culminación vegetal, la plenitud del fruto, toda magnificiencia o madurez bajo el más brillante Sol del año .En analogía con este apogeo de los mediodías de verano, es el signo de la plena afirmación de la individualidad, de la voluntad, de la conciencia, del “Yo”, de la soberaneidad egocéntrica. Si el fuego cardinal de Aries es animal, ciego y sublime, el fuego fijo de Leo es la expresión de una fuerza dominada, de una energía-luz disciplinada, de un fuego individualizado, consagrado a las potencias del yo, de la voluntad dirigida, fuerza central reguladora e irradiante de vida, de calor, luz y brillo.

Signo solar, en analogía con el corazón, participa, como “rey de los animales”, de la naturaleza del astro central y sublime, simbolizando la realeza de la vida psíquica, la parte más noble del instinto. Pero, mientras que Leo se encarna a menudo bajo la forma inferior del animal ciego por las fuerzas que no puede dominar, el Sol, significador de la vida adulta, socializada, civilizada y sublimada en sus más altas síntesis, es susceptible de desempeñar el papel de un superego tiránico, responsable de las peores crisis internas.


Psicología


El leonino es una fuerza de la Naturaleza, a menudo de constitución atlética y, aún más a menudo, animado de un temperamento bilioso. Fuerte, sano, que va al encuentro de la vida, confiado, feliz, natural, con un abundancia vital que le presta aplomo, anchas espaldas, seguridad, audacia, sed de conquista, de dominio y ambición. Es un Apasionado (Emotivo-Activo-Secundario): impulso del yo, expansión vital hasta la hipertrofia tiránica de la voluntad, sentimiento de grandeza, porte, orgullo, carácter magnánimo, altivo, recto; gran ambición realizadora, movilización de las fuerzas íntimas, en la más alta tensión interior, al servicio de una pasión dominante, de un ideal que se convierte en el alma de su vida, el centro de su existencia; sentido de mando, de poder, de responsabilidad. Peligro de inflación del Yo, a menudo en la identificación con su profesión, su título, su misión… de forma exhibicionista, máscara social que devora la individualidad, siendo el ser, mitad glorioso mitad esclavo, actor que no existe más que para su público, prestando un valor especial al hecho de ser mirado, apreciado, admirado…


Dialéctica


Pueden distinguirse dos orientaciones particulares del leonino:

a) El Hércules: el poder se ejerce en la expansión horizontal y da el realista; un ser franco, físico, fuerte, viril, combativo, inclinado a la grandeza material, viviendo en la preocupación empírica de lo terrenal que le impide toda sublimación (dominante marciana, jupiteriana).

a) El Apolíneo: el poder se afirma en la tensión vertical y hace de él un idealista. Hombre de acción, es un héroe del honor; artista, se encuentra disciplinado por su Sol interior que hace reinar sin compartirlo los poderes luminosos de la belleza organizada, del arte dominado: la perfección y los esplendores cenitales. Su éxito le conduce a la grandeza espiritual (dominante solar, saturnina, uraniana).



André Barbault