lunes, 4 de febrero de 2008

Se cumplen 16 años del 04 de febrero de 1992




Tránsitos en la carta natal de Venezuela para el 04FEB1992


Golpe de Estado de febrero de 1992 en Venezuela

El 4 de febrero de 1992 un grupo de militares ejecutó un intento de golpe de estado en Venezuela contra el entonces Presidente Constitucional Carlos Andrés Pérez, la intentona golpista no logró sus objetivos y los rebeldes se rindieron. Entre los rebeldes se encontraban Hugo Chávez, militar, político y presidente desde 1999; y Francisco Arias Cárdenas, militar, político, ex gobernador del estado Zulia, quien posteriormente fue candidato presidencial compitiendo con el propio Hugo Chávez Frias, siendo posteriormente nombrado Embajador de Venezuela en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y activista de la conformacion del PSUV.

Antecedentes

Venezuela había gozado de un período de estabilidad económica y social que era notable en América Latina en las décadas de 1960 y 1970; la estabilidad se basaba en la entrada de grandes fuentes de divisas extranjeras, por la venta del petróleo que posee el país. Sin embargo, cuando Arabia Saudita y otros estados árabes -los productores de petróleo alineados a los intereses de la Unión Soviética, en la guerra fría-, suplidores al bloque comunista, entraron al mercado al este colapsar, la demanda de la producción decayó y como la economía soviética era muy dependiente del petróleo por su industria pesada, los precios del petróleo se derrumbaron a los puntos históricos más bajos debido a que había más oferta de petróleo que demanda, y la economía venezolana casi llegó a la quiebra, debido a su dependencia casi exclusivamente de la venta de petróleo. La reducción de los precios petroleros ya se notaban a principios de los años 1980, pero los gobiernos venezolanos se mostraron incapaces de mostrar alternativas a la economía fuertemente dependiente del petróleo por parte de Venezuela y la crisis se sentía en la población venezolana a finales de los 80.

Pérez, que en su primer gobierno logró un gran crecimiento económico, este hecho le valió ser ganador en las elecciones de 1988 con una considerable mayoría que esperaba resolviese la fuerte crisis económica, sin embargo Pérez en contra de lo previsto y de su promesa electoral[sin referencias], lleva a cabo una política neoliberal sacada del FMI, el Banco Mundial, y asesores economicos de los Estados Unidos de America[sin referencias]; que profundiza los problemas de la mayoría de la población[sin referencias]. En Caracas, en 1989 se producen unos intensos saqueos, protestas y represión militar, conocida como el Caracazo. Además de la crisis económica, estos hechos demostraban una fuerte crisis social, este fue el germen del intento golpista de 1992[sin referencias].

Para 1992 la situación se había complicado. Las "razones aducidas"[1] por los militares fueron las siguientes:

  • La gestión económica y política del presidente Pérez.
  • El descontento de los sectores medios y bajos de las Fuerzas Armadas por los hechos de corrupción verificados en los altos mandos militares.
  • La subordinación de las Fuerzas Armadas ante un liderazgo político que consideraban incapaz y corrupto.
  • La utilización de las Fuerzas Armadas, en particular del Ejército y de la Guardia Nacional, en la represión del Caracazo.
  • El cuestionamiento a la posición sostenida por el presidente Pérez en las negociaciones relativas a la delimitación limítrofe con Colombia.
  • El deterioro de las condiciones socioeconómicas de la oficialidad media y baja y de las tropas.
  • El empleo de las Fuerzas Armadas en labores como repartición de útiles escolares, becas alimentarias, campañas de vacunación y de arborización, etc.

Durante ese año de 1992 se rumoreaba públicamente la posibilidad de que se ejecutara un golpe de estado[sin referencias].

Antecedentes ideológicos

Varios participantes en el golpe de Estado, formaron parte del Partido de la Revolución Venezolana, fundado por el ex guerrillero Douglas Bravo quien concibió la estrategia de infiltrar las Fuerzas Armadas venezolanas[2] como requisito para la toma del poder en Venezuela.

El golpe de estado

Debido al reinante malestar social, la corrupción galopante, el estallido social del Caracazo, precipitó la rebelión que intentó derrocar al gobierno de Pérez[sin referencias]. El grupo rebelde estaba formado por "5 tenientes coroneles como cabezas visibles del movimiento, seguidos de 14 mayores, 54 capitanes, 67 subtenientes, 65 suboficiales, 101 sargentos de tropa y 2.056 soldados alistados".[3] Los participantes, pertenecientes a 10 batallones, formaban parte de las guarniciones militares de los estados Aragua, Carabobo, Miranda, Zulia y el Distrito Federal, y fueron dirigidos por los jóvenes oficiales encabezados por Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, así como Yoel Acosta Chirinos, Jesús Urdaneta Hernández y Jesús Ortiz Contreras. Este grupo formaba parte de una organización conocida como Movimiento Bolivariano Revolucionario 200 (MBR-200), con una ideología política nacionalista y revolucionaria, que alegaba estar basada en el pensamiento de Simón Bolívar.

La movilización militar se inició el 4 de febrero, cuando Pérez regresaba del Foro Económico Mundial de Davos. Gracias a la oportuna actuación del Ministro de la Defensa, Fernando Ochoa Antich, y de los militares miembros de la escolta presidencia, Pérez se refugió en el Palacio de Miraflores y luego en la estación de televisión Venevisión, desde donde se dirigió al país en dos ocasiones para informar sobre la situación. El asalto al palacio presidencial se inició a las 12 de la noche del 4 de febrero. Al mismo tiempo se asaltaron la residencia presidencial (La Casona), y otras importantes ciudades del país. Los enfrentamientos fueron intensos en algunos casos.

Fracasado el intento de toma la ciudad capital, Caracas, por delaciones y falta de apoyo de algunas unidades que decidieron no alzarse[sin referencias], los insurgentes se rindieron, luego que las guarniciones del interior del país fueran recuperadas por las fuerzas del gobierno constitucional. Chávez fue arrestado y privado de su libertad, aunque poco antes se le dio la oportunidad de dirigirse al país en una alocución transmitida ante los medios de comunicación, en donde asumía la responsabilidad del alzamiento, y ordenaba a los insurgentes que aún luchaban en Aragua y Valencia que se rindieran para evitar mayores derramamientos de sangre, a la vez que pedía a sus partidarios deponer las armas.

Consecuencias

Con la imagen pública de Pérez desacreditada por las reformas económicas emprendidas, el estallido social del caracazo y después de aplastar violentamente las tentativas del golpe, otros políticos comenzaron a desafiar su autoridad, poniendo en peligro el viejo sistema de gobierno bipartidista del puntofijismo.

Pérez decretó la suspensión de las garantías constitucionales, la cual tenía que ser discutida por el congreso al día siguiente. En esta reunión, Rafael Caldera rompió la unanimidad que existía entre los parlamentarios, que apoyaban al poder ejecutivo, para criticar la situación del país y desestimar la interpretación de magnicidio que defendía Pérez. Este discurso sirvió para aumentar su popularidad, lo que le permitió ganar las siguientes elecciones presidenciales.

La población no manifestó su apoyo al gobierno pero tampoco apoyó el Golpe de Estado.

La cifra oficial de muertos fue de 14 personas. La cifra extraoficial es de 50 muertos y más de 100 heridos [4]

Los militares involucrados fueron juzgados y hallados culpables de rebelión. Algunos fueron sobreseídos, otros dados de baja y el resto encarcelados, para después ser finalmente indultados por el gobierno de Caldera en 1994, este lo hizo para poder tener una alianza con grupos políticos de izquierdas que apoyaron el golpe, y así mantener su precario gobierno. Entre los indultados se encontraba Hugo Chávez.

http://es.wikipedia.org/wiki/Golpe_de_Estado_de_febrero_de_1992_en_Venezuela