martes, 19 de febrero de 2008

Sólo palabras: Obama y el discurso prestado


El Senador Barack Obama está envuelto nuevamente en una agria polémica: su discurso del 16 de febrero en Wisconsin suena “sospechosamente similar” al que pronunció a finales de 2006 otro prominente político afroamericano, Deval Patrick, gobernador de Massachussetts.

El comando de Hillary Clinton, a través de su director de comunicación Howard Wolfson, se apresuró en señalar al precandidato como un plagiario: “El Senador Obama está postulándose apoyado sobre la retórica y la fuerza de sus promesas, y como hemos visto en los últimos días, está rompiendo sus promesas y su retórica no es de él”.

Durante su campaña para hacerse con la gobernación, Deval Patrick también se vio atacado por una rival tan temible como Hillary, también blanca, también rubia y también mujer: Kerry Healy, teniente gobernadora (un cargo auxiliar inmediato al Gobernador) de Massachussets. De los ataques de Healy, dijo el aspirante y hoy gobernador:

“Lo que ella dice para descalificarnos, y lo escuchamos a menudo de parte de su staff, es que todo lo que puedo ofrecer son palabras. Sólo palabras.

“Sostenemos que estas verdades son evidentes en sí mismas, de que todos los hombres son creados iguales”- dijo citando a Thomas Jefferson en la Declaración de Independencia de los EEUU. “Sólo palabras. Sólo palabras”.

“No tenemos nada que temer más que al miedo mismo”. “Sólo palabras. No te preguntes lo que tu país puede hacer por tí, pregúntate qué puedes hacer tú por tu país. Sólo palabras”, evocando dos citas de Franklin Delano Roosevelt y John F. Kennedy.

Y terminó con el reverendo Martin Luther King: “Tengo un sueño - sólo palabras“.

Y éste es el discurso del Senador por Illinois, Barack Obama, el pasado sábado:

“No me digan que las palabras no tienen importancia. ‘Tengo un sueño’.Sólo palabras. ‘Sostenemos que estas verdades son evidentes en sí mismas, de que todos los hombres son creados iguales’. Sólo palabras. ‘No tenemos nada que temer más que al miedo mismo’. Sólo palabras. Sólo discursos“.

Evidentemente, el éxito astronómico de la postulación de Barack Obama lo pone en el ojo de huracán y el más pequeño guiño lo coloca en el punto de mira de todos los “fusiles mediáticos”: Obama es el líder de la carrera demócrata por la nominación y es percibido por “reps” y “dems” como una seria amenaza al status quo de los partidos y de Washington. Muchos están cansados del “status quo”, otros prefieren mantenerlo “por si acaso”, en un país aterrorizado por la inflación, la recesión y los jihadistas.

Obama es atacado por una multitud de “gestos” poco convencionales: desde su negativa a usar en la solapa un pin de la bandera de su país, hasta no ponerse la mano sobre el corazón cuando suena el himno nacional, además de contar con una partidaria que exhibió una bandera cubana con la imagen del Ché Guevara en la oficina de campaña en Houston y el hecho de haber nacido musulmán y llamarse Hussein (como Saddam) y Obama (como Osama Bin Laden). Para muchos, ninguno de éstos es un “guiño” sino motivo de alarma, a veces de manera infundada, para quienes no quieren ver al Senador Barack Obama instalado en la oficina oval.

Hillary, mientras tanto, da discursos sobre los discursos:Los discursos no te llenan el tanque de gasolina. Los discursos no completan tu prescripción médica en la farmacia, ni hacen nada para resolver esa pila de facturas que no te deja dormir. Esa es la diferencia entre mi persona y mi oponente demócrata”.

El Gobernador Patrick, demócrata, no ha vacilado en dar su respaldo al político afroamericano de Illinois y ha llegado a publicar, a través de la oficina de prensa de la campaña de Obama, una declaración en la que asegura que siendo amigos, pueden compartir hasta los discursos. Pero la polémica está servida y ya hay quienes se burlan (como Ben Smith de Politico.com) replicando al Senador Obama que “SI SE PUEDE copiar un slogan”. Al fin y al cabo son “sólo palabras”.


Via Political Punch