miércoles, 10 de diciembre de 2008

El Hubble descubre un «monstruo magnético» en una galaxia en formación


El último descubrimiento del Telescopio Espacial Hubble, la misión conjunta que desarrollan la NASA y la ESA, ha arrojado luz sobre uno de los misterios que rodean al funcionamiento de los campos magnéticos en el espacio. El telescopio ha encontrado un ‘monstruo magnético’ en una galaxia en formación, la NGC 1275, que constituye el ejemplo más claro de la influencia de estos campos magnéticos en las galaxias activas.

La galaxia que alberga el denominado por los científicos ‘monstruo magnético’ es una de las más grandes y cercanas y pertenece al grupo de galaxias Perseus. Además, es una de las más activas, pues contiene en su interior un gran agujero negro en el centro, que emite ondas electromagnéticas. Pero su característica más peculiar es la encontrada por el telescopio Hubble, es decir, el grupo de filamentos gaseosos encontrado en los multimillonarios rayos X emitidos desde la galaxia, según una información de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Todo ello ha sido posible gracias a la cámara que lleva el Telescopio Hubble, de forma que los científicos han conseguido observar los hilos de gas que constituyen los filamentos y la cantidad de gas que alberga cada filamento y que constituye un millón de veces la masa de nuestro Sol. Dichos filamentos se forman cuando el gas frío de la galaxia se ve arrastrado por las ondas que expulsa el agujero negro y ocupan unos 22 años luz, aunque pueden extenderse a 20.000 años luz. Además, los filamentos encontrados son la única luz visible entre el agujero negro y el gas que rodea el grupo de galaxias.

Así, el descubrimiento ha sido crucial para los científicos, que han dado un paso más en el conocimiento de las estructuras de las galaxias y en saber cómo es posible que unas estructuras tan delicadas hayan soportado tanta energía por más de 100 millones de años. Según los científicos, podrían haberse calentado, dispersado o evaporado, por lo que lo más importante ahora es saber cómo se han mantenido tal cual a pesar de las corrientes provocadas por la gravedad del centro del agujero.

La resistencia de los campos magnéticos

Un estudio liderado por Andy Fabian, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, y publicado en el número de la revista Nature del 21 de agosto de 2008 proponía como respuesta a este misterio que los campos magnéticos están cargados de gas y resisten fuerzas que podrían deformar los filamentos. «Podemos ver cómo los campos magnéticos son cruciales para los filamentos, por su supervivencia y su integridad», indica el estudio. Además, el telescopio Hubble ha aportado información sobre la fuerza de los filamentos y su tamaño, de manera que los más finos son más frágiles y requieren campos magnéticos más fuertes, mientras que estos más finos son más difíciles de observar.

Vía La Razon digital