lunes, 25 de agosto de 2008

PLUTON EN TRANSITO EN ASPECTO A VENUS NATAL. PARTE I


PLUTON EN TRANSITO EN ASPECTO A VENUS NATAL. PARTE I

Howard Sasportas
“Los Dioses del Cambio”

El planeta Venus se vincula con tres esferas básicas de la vida: las relaciones, la creatividad y los valores. Cuando Plutón en tránsito forma un aspecto con Venus en nuestra carta natal, las transformaciones, las perturbaciones y los cambios se darán precisamente en estos tres dominios. Vamos a examinar cada uno de ellos por separado. Por lo que toca a los problemas de relación, los tránsitos Plutón-Venus se manifiestan de diversas maneras. Si ya estamos casados o tenemos una relación importante, el tránsito de Plutón pondrá a prueba la fuerza o la verdad de la unión, obligándonos a considerar lo que funciona mal. Cosas que nos han molestado o inquietado en nuestra relación de pareja, pero sin movernos a actuar ni a prestarles demasiada atención, se hacen sentir ahora con una intensidad tal que es imposible dejar de reconocerlas y afrontarlas. Por ejemplo, una mujer vino a verme cuando Plutón estaba en cuadratura por tránsito con su Venus natal. Aunque durante años se había sentido sexualmente frustrada en su matrimonio, siempre procuró dejar de lado su insatisfacción. La relación funcionaba bien en tantos otros aspectos que ella intentaba no hacer caso de los problemas sexuales. Sin embargo, con la cuadratura Plutón-Venus ya no pudo seguir conteniendo su frustración, aunque tenía miedo de hablar con su marido y correr el riesgo de generar dificultades entre ellos. Finalmente pudo armarse de valor para compartir sus sentimientos con él y juntos consiguieron solucionar sus problemas sexuales. Por regla general, si podemos afrontar y resolver con éxito el tipo de preocupaciones que moviliza Plutón cuando forma un aspecto por tránsito con Venus, hay buenas probabilidades de que, como resultado, la relación se fortalezca y se profundice. Lo que es potencialmente destructor y amenazante se lleva a la superficie y se aclara. De esta manera, Plutón purifica a Venus y despeja la relación. La relación, tal como era, muere para renacer de una forma totalmente nueva.

En algunos casos, sin embargo, un tránsito de Plutón en aspecto con el Venus natal (incluso si es un trígono o un textil) puede remover dificultades o activar problemas que demuestren ser insuperables. Es posible que Plutón ponga de manifiesta diferencias tan profundas como para que la unión no pueda sobrevivir, ni siquiera con las mejores intenciones. Quizás uno de los miembros de la pareja no esté dispuesto a admitir que hay problemas en la relación, o tal vez sea simplemente incapaz de cambiar su modo habitual de relacionarse. Si Plutón está en conjunción o cuadratura por tránsito con nuestro Venus natal, es frecuente que seamos nosotros los que provoquemos la ruptura. Si el aspecto por tránsito es una oposición, puede ser la otra persona quien ponga término a la relación. Sin embargo, en la práctica puede suceder que incluso con una conjunción o una cuadratura por tránsito sea el otro -o la otra- quien desaparezca o ponga punto final a las cosas. Igual que con cualquiera de los tránsitos de los planetas exteriores en relación con Venus, nos enfrentamos con el cambio ya sea por elección o por coerción. Si estamos mal dispuestos a encarar la verdad en una relación o nos resistimos a hacer algo con los problemas que es necesario reconocer, es probable que sea nuestra pareja quien actúe de manera tal que nos obligue a la confrontación con lo que hemos estado negando o evitando.

Un tránsito de Plutón en aspecto con el Venus natal también puede indicar que la pareja u otro ser amado está pasando por una fase muy difícil de la vida, se está enfrentando con algo que constituye un verdadero reto. Quizás esa persona enferme o sufra graves dificultades psicológicas, o tenga problemas con el trabajo. En estos casos, nos vemos sometidos a pruebas y cambios como resultado de lo que tiene que afrontar nuestra pareja. En nuestros esfuerzos por prestarle apoyo, puede suceder que nos encontremos dueños de recursos cuya existencia no sospechábamos siquiera. Finalmente, en algunos casos un tránsito de Plutón en aspecto con el Venus natal coincide con la muerte literal de la pareja. Si lo que “muere” durante este tránsito es la relación misma, será necesario hacer el duelo por ella, tal como lo haríamos por una persona que ha muerto.

Durante el tránsito de Plutón en aspecto con el Venus natal, los problemas de la relación presente actúan como catalizadores que movilizan complejos emocionales profundamente sepultados que se remontan a la infancia. Por ejemplo, si descubrimos que nuestra pareja mantiene otra relación, no sólo sentiremos el dolor y la sensación de traición que se asocian con la situación inmediata, sino que además volveremos a conectarnos con las emociones que acechan dentro de nosotros desde una infancia en que nos sentíamos amenazados porque quien nos cuidaba prestaba más atención a otra persona. La vida de un niño depende de que tenga a alguien que cuide de él, y no contar con la atención exclusiva de esa persona puede ser una vivencia aterradora, que dé origen al miedo de que a él lo descuiden, lo abandonen o lo dejen morir. Estos primeros traumas e inseguridades pueden verse movilizados nuevamente por la infidelidad de nuestra pareja. Esto no quiere decir que el hecho de que nuestra pareja nos traicione no sea, en sí mismo, motivo de conmoción: si se han burlado de nosotros, nos han engañado y escarnecido, esto sólo provocará reacciones fuertes. Pero la intensidad y la complejidad de estas respuestas naturales van en aumento cuando se complican enmarañándose con los miedos infantiles al abandono y a la muerte. Lo más probable es que, en cuanto adultos, nuestra supervivencia física no dependa en realidad de la fidelidad de nuestra pareja, y sin embargo, el niño asustado que sobrevive en todos nosotros reaccionará ante la infidelidad como si realmente fuese nuestra vida lo que está en juego.

2 comentarios:

Vitalweb dijo...

uauauauuuuu, sigue siendo realmente impresionante, todo lo que nos cuentas.

Un besito.

Silvia.

Achernar dijo...

Silvia:

Hola. Gracias por tu comentario. Repaso lo ya conocido y de vez en cuando aprendo algo nuevo. Mo motivación principal es compartir.



Abrazos