viernes, 30 de enero de 2009

Casos comprobados de reencarnación



Son los muchos los casos que nos ofrecen constatación científica de que la existencia de la reencarnación. Los nuevos terapeutas repiten lo que ya a finales del siglo 19 se ha investigado y experimentado por una falange de personajes ilustres cuya aportación original es profundizada en las investigaciones que se están realizando en las ultimas décadas.


El profesor Ian Stevenson, catedrático y director del departamento de Neurología y Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virgínia, ha sido uno de los grandes investigadores en materia de reencarnación. Él viajó por primera vez a la India en 1961, específicamente en busca de casos que apoyen la comprobación de la reencarnación. Después de 22 años, él consiguió reunir casi 2,000 casos. El método empleado consiste en reunir niños que espontáneamente manifiestan recuerdos de vidas pasadas o haber vivido en otros lugares ofreciendo información suficientemente detallada e identificando a personas que tuvieron alguna relación con él en otras existencias.


Entre las obras más importantes del investigador figura el libro titulado "20 Casos que Sugieren la Reencarnación". En éste se resalta la extraordinaria documentación del estudio detallado y minucioso de Stevenson realizado en distintos países con diferentes personas de diferentes edades, niveles de inteligencia y creencias.


Según la tabla estadística creada por el profesor Stevenson, la edad media en la que aparecen los recuerdos de vidas pasadas en la conciencia es de 2.3 años; la edad media de duración de dichos recuerdos es de 7 años y a partir de ese momento los recuerdos se van perdiendo poco a poco. En algunos casos estos quedan difusos y en otros quedan totalmente olvidados. Hay que tener en cuenta que el profesor no utilizó la hipnosis ni ningún otro medio para provocar dichos recuerdos.


Un caso a citar dentro de la gran variedad es el de Ravi Shankar. El 19 de enero de 1951, un barbero y un lavandero engañaron y asesinaron con un cuchillo a Ashol Kkumar, conocido como Mmunna. El asesinado, con seis años de edad, era el único hijo de un señor de apellido Prasad y aparentemente el motivo era eliminar el heredero legal de su padre. Una vez eliminado sería heredero legal uno de los dos que lo mataron, al ser familia directa. La cabeza del niño, mutilada y separada de su cuerpo, fue reconocida por su padre para la identificación del cadáver. Los asesinos fueron detenidos y puestos en libertad por falta de pruebas.


Algunos años después llegó a oídos de Prasad que había un niño de tres años de edad que decía con detalles que era hijo de él y que había muerto cuando dos personas, un barbero y un lavandero lo asesinaron. Ravi pedía a sus padres juguetes que había dejado en su casa anterior, dando igualmente detalles de los mismos. Prasad fue a ver qué había de cierto en lo que se decía de ese niño y una vez llegado a su casa el padre actual se opuso al encuentro. Después de la insistencia, se dio el encuentro, reconociendo instantáneamente el niño a su padre de la supuesta vida anterior.


Dados los detalles tan específicos que ofreció Ravi, hasta se intentó volver a procesar a sus asesinos contando con nuevas pruebas. Ravi, que cierta vez se cruzó con sus asesinos, había sentido miedo y empezado a temblar, reconociéndolos de inmediato. La madre confesó que el niño desde el nacimiento tenía una marca en el cuello a todo lo largo, como si fuese hecha con un cuchillo. Ella dijo que era congénita, que se había dado cuenta cuando el niño tenía tres o cuatro meses de edad.


Pasado el tiempo, a la edad de 11 años le recordaron a Ravi el incidente y los hechos narrados por él y el niño aseguró no acordarse de nada, ni siquiera de haber hablado alguna vez sobre estas cosas. Este caso fue analizado por diversos médicos y científicos, comprobándose todo detalle, marca de nacimiento, personas entrevistadas, testigos (y su comportamiento), la posibilidad de que Ravi tuviera conocimientos paranormales, datos geográficos de la aldea y posibilidad de contactos entre las dos familias con anterioridad etc.


Este es uno de los muchos casos que tienden a comprobar la existencia de la reencarnación.