domingo, 11 de enero de 2009

El Gran Atractor





ESO PR Foto 46c/99:
ACO 3627: región del Gran Atractor
Crédito: ESO

La fotografía PR Foto 46c/99 cubre un campo de 0,5º por 0,5º de la constelación austral de Norma (el Nivel), en la dirección del “Gran Atractor”. En esta composición a color, las estrellas de la Vía Láctea en primer plano aparecen principalmente como manchas blancuzcas (las “cruces” alrededor de algunas de las más brillantes de ellas son causadas por reflejos en la óptica del telescopio). También su pueden ver varias galaxias en el fondo. Forman un enorme racimo (ACO 327) con cierto número de galaxias brillantes en el centro; resaltan por su tamaño mayor y su color amarillento. El norte está hacia arriba y el este hacia la izquierda.

Nuestra Vía Láctea es uno de los mayores obstáculos para el estudio detallado de las estructuras a gran escala del universo, un método observacional que apunta a las revelaciones últimas de las condiciones físicas en la época del Big Bang. El polvo interestelar y la alta densidad de estrellas oscurecen grandemente la visión de los objetos más distantes.

Por ejemplo, una búsqueda intensiva en placas fotográficas anteriores que cubren el campo que aquí se muestra reveló únicamente unas 70 galaxias de fondo, mucho menos que lo se podría esperar de un racimo rico de ese tipo. Esto llevó a los astrónomos del siglo pasado a introducir la idea del término “Zona de evasión” para la banda de la Vía Láctea en el cielo.

Los detectores electrónicos modernos pueden registrar objetos mucho más débiles que los que se ven en las placas fotográficas. En el campo presente se pueden detectar galaxias enanas no vistas antes en este rico racimo, además de algo así como 200 000 estrellas de nuestra propia galaxia. Esto ilustra bien el reciente progreso de los instrumentos para este tipo de observaciones.

La región que vemos resulta de particular interés, puesto que los estudios de las velocidades de las galaxias localizadas en el vecindario cosmológico de la Vía Láctea han indicado un inusual “movimiento de corriente” en esta dirección. Eso puede ser explicado por la presencia de un tirón gravitatorio de gran escala, y se ha inferido la existencia de una enorme concentración de masa denominada como “Gran Atractor”.

De hecho, la fotografía muestra la región central de un enorme racimo de galaxias (ACO 3627) en esta dirección. A la distancia de unos 250 millones de años luz, está probablemente asociada con (o que forma la parte central de) este “Gran Atractor”.

ESO PR Foto 46d/99:
Esta imagen muestra la región central del racimo que se ve en la fotografía anterior. Nótese la fuerte distorsión de la galaxia hacia la izquierda del centro, que puede ser causado por la interacción gravitatoria con una o más de las brillantes galaxias que se ven por encima y por debajo de ella. El área mostrada es aproximadamente 1/7 de la de la foto 46c/99.
Crédito: ESO


-----------------------------------

Un grupo de investigadores informa que ha completado una pieza clave del mapa de nuestro universo local, al descubrir un "muro" de galaxias que podría ser el "Gran Atractor" que los astrónomos han intentado identificar durante años.

El Gran Atractor es una entidad misteriosa y distante que parece estar atrayendo hacia él a miles de galaxias, incluyendo la nuestra.

El nuevo hallazgo sugiere que estos movimientos son el resultado de fuerzas gravitatorias provenientes no de una, sino de dos cosas: el muro, y un conglomerado de galaxias que se encuentra mucho más lejos que él.

Parecería ser que "aproximadamente el 50% del movimiento de nuestras galaxias a través del espacio se deba al muro, y el otro 50% a las estructuras que se encuentran detrás del mismo", escribió Dale Kocevski de la Universidad de Hawai en un correo electrónico. Kocevski es miembro de uno de los equipos de investigación que informó sobre los hallazgos.

Durante años, los astrónomos han sabido que "algo" parecía estar atrayendo hacia él a la Vía Láctea y a otras galaxias, a la tremenda velocidad de 22 millones de kilómetros por hora.

Pero hasta ahora no habían podido definir exactamente qué era o dónde estaba.

Aunque está tirando de nosotros, nunca lo alcanzaremos, dijo David Radburn-Smith de la Universidad de Durham, en el Reino Unido, cuyo equipo identificó al "muro". Esto es así porque la expansión del universo está alejándonos del vecindario del muro unas nueve veces más rápidamente que la velocidad en que la gravedad nos está acercando al mismo. El efecto de alejamiento sería aún mayor para los objetos más lejanos.

Radburn-Smith (quien es el autor principal) y sus colegas describieron al muro en un nuevo artículo aceptado para su publicación en la revista de investigación Monthly Notices de la Sociedad Astronómica Real. "Realmente parece un grupo de galaxias similar a un muro", escribió en un correo electrónico, aunque su forma precisa es "difícil de definir" porque el polvo de nuestra Vía Láctea lo oscurece en buena parte.

Radburn-Smith agregó que el muro contiene el equivalente de algo así como 12 000 Vías Lácteas, y se encuentra a unos 200 millones de años luz de distancia.

El muro parece barrer un ángulo de 100 grados sobre el cielo del hemisferio sur, dijeron los astrónomos. Esto corresponde a unos 400 millones de años luz de lado. Uno de sus confines estaría aproximadamente en la dirección de la estrella Mu Velorum en la constelación de Vela (las Velas), y el otro en la vecindad de Al Dhanab, en la constelación Grus (la Grulla).

Entre ambos extremos, la estructura se curva sobre la cinta plateada de la Vía Láctea, donde se funde con un racimo de galaxias llamado Norma, aproximadamente en la dirección de la estrella Beta Trianguli Australis en la constelación del Triángulo Sur. Uno de los miembros del equipo, Patrick Woudt de la Universidad de Cape Town, Sud África, propuso previamente que Norma marca la concentración principal de la masa del Gran Atractor.

Los investigadores extrajeron sus resultados a partir de un conjunto de mediciones de distancia galáctica basado en el corrimiento hacia el rojo, es decir, el enrojecimiento de la luz de las galaxias. Las galaxias más lejanas son más rojizas porque a medida que el universo se expande, hace que los objetos se alejen unos de otros, "estirando" las ondas de luz que viajan entre ellos. Cuanto mayor sea la distancia entre los objetos, más fuerte es el efecto.

Inspecciones del universo en sus escalas mayores han descubierto que las galaxias están ordenadas en una estructura parecida a una esponja, con hojas y filamentos de galaxias que rodean vacíos casi completos. A veces, los lugares donde se intersecan estas hojas y filamentos son denominados "nudos", ya que tienden a tener densas concentraciones de galaxias que se están fundiendo entre sí.

Radburn-Smith dice que sus hallazgos ayudarán a clarificar nuestro lugar en esta especie de estructura.

La Vía Láctea y su vecina, la galaxia de Andrómeda, junto a otras más o menos 30 galaxias más pequeñas "forman lo que se conoce como el Grupo Local", explicó en su correo electrónico. El mismo se encuentra en las afueras de un "súper racimo" (un agrupamiento de miles de galaxias) conocido como Virgo, que también es arrastrado hacia el Gran Atractor.

El Súper Racimo de Virgo tiene un nudo central, agregó. El Grupo Local se encuentra ubicado en un ancho filamento que sale de este nudo. Otro filamento también se bifurca del mismo, en ángulo recto con el mismo, y se extiende hasta un segundo nudo, conocido como el Racimo de Centauro, dijo.

Desde allí, otro filamento se extiende hacia un tercer nudo, el Racimo de Norma (o de la Escuadra), el cual forma parte del muro del Gran Atractor, explicó. "No hay una conexión directa entre nuestra galaxia y el Gran Atractor".

Anteriormente, los astrónomos ya habían otros conglomerados de galaxias parecidos a hojas, descritos como "los Grandes Muros". Esta estructura recién descubierta podría ser similar, sugirió Radburn-Smith.

Pero Kocesvki dice que su propio trabajo demuestra que el muro y sus estructuras asociadas carecen de la masa suficiente como para general el tirón gravitatorio que hasta ahora ha sido atribuido al Gran Atractor. Por lo tanto, el propone que hay más ubicada más allá del muro.

En descubrimientos presentados en el Encuentro de la Sociedad Astronómica Americana en Washington, D.C., Kocevski (un estudiante de doctorado) y otros investigadores de su instituto dijeron que una gran concentración de galaxias se encuentra más allá del Gran Atractor. Está cerca del así llamado Súper Racimo de Shapley, el más masivo de todos los conocidos, a 500 millones de años luz de distancia.

Kocevski escribió en un correo electrónico que sus hallazgos y los de Radburn-Smith podrían ser ambos correctos; de hecho, "nuestro trabajo mapeando cúmulos luminosos en rayos-X de galaxias en la región del Gran Atractor ha llegado a la misma conclusión" que Radburn-Smith. "El tiró que está sintiendo nuestra galaxia se debe muy probablemente tanto al cercano Gran Atractor como a estas estructuras más distantes".

Los investigadores están utilizando el nombre "Gran Atractor" únicamente para el muro y sus estructuras relacionadas, y no para estos objetos mucho más lejanos. Esta denominación está en línea con prácticas pasadas: por largo tiempo los astrónomos habían sospechado que el Gran Atractor se encontraba en la vecindad que ahora se ha definido como la morada del muro. Por esa razón, han bautizado a esa zona, pero no a la que se encuentra detrás, como "la región del Gran Atractor".

Fuente: http://www.astroseti.org/
http://www.astroseti.org/imprime.php?codigo=1494

1 comentario:

moderato_Dos_josef dijo...

Muy interesante el efecto de este gran Atractor y de las estrellas y nuestras galaxias. como siempre unos post documentados y científicos. Y siempre lo pienso cuantísimo nos queda por aprender...Un abrazo.