jueves, 18 de septiembre de 2008

Fundamentos del Feng Shui . Parte I


Introducción

"Viento y agua" es la traducción literal del famoso arte de crear ambientes equilibrados y armoniosos en Chi (energía vital) inventado por los antiguos chinos de la región de Yantze hace más de 3000 años. Los principios básicos de este arte fueron plasmados en el Libro de los Ritos que más adelante Kung Fu-Tsé (Confucio) recogería en su I-Ching o libro de las mutaciones. Yang Yung-Sun fue el primero en realizar un manual sobre Feng Shui ya en el siglo IX d.c.


El ambiente ideal se crea aprovechando la energía que se extiende por la tierra siguiendo la dirección de los vientos, los ríos, las montañas y valles, además de analizar la situación con respecto a la esfera celeste. Así nos permite activar los efectos positivos y anular los negativos que puedan estar afectando a nuestra vivienda mediante sencillas técnicas muy relacionadas la mayoría de las veces con la decoración.


Las casas pueden estar mal diseñadas para el correcto fluir del Chi lo que puede influir directamente sobre nuestro ánimo, forma de ver las cosas, enfermedades, tensiones familiares... por ello un correcto análisis de la vivienda a través de Feng Shui sería muy importante para mejorar nuestra calidad de vida. Generalmente escogemos nuestros hábitats en función de nuestros criterios de comodidad, pero lamentablemente por ejemplo a veces un individuo tendente a estar bajo de energía escoge un lugar bajo de energía para vivir cuando debería ser al contrario, simplemente porque se siente más a gusto o porque tiene el transporte más cerca...


El Feng Shui intenta concienciarnos de que a la hora de escoger una vivienda o si ya la hemos escogido, a la hora de decorarla, no olvidemos uno de los principios universales, el Chi. Para ello los factores que se tienen en cuenta para un buen análisis suelen ser la ubicación de la vivienda, el contorno, los materiales con los que está hecha, los colores utilizados, la dirección de las ventanas y puertas, su situación frente a otros edificios, el año de nacimiento del futuro inquilino, sonidos, vigas, estructura de las habitaciones, etc.


El Feng Shui no sólo es utilizable para las casas, sino también sobre personas, para el negocio, la riqueza, ...

El Yin y el Yang

El Yin y el Yang es uno de los principios básicos de la filosofía china y por lo tanto también uno de los fundamentos más importantes del Feng Shui.

El yin-yang no representa otra cosa más que el principio de los opuestos, el equilibro que debe existir en la vida para que ésta se desarrolle armoniosamente. Porque yin sin yang no puede existir e viceversa. La luz no sería luz sin la presencia de la oscuridad, el bien no sería bien sin la existencia del mal, la nada no sería nada sin la existencia del todo, la noche no sería noche sin la presencia del día...

Por lo tanto para que nuestras vidas estén equilibradas deben estar presentes ambos elementos. Por eso el Feng Shui deja muy claro que una casa no debe ser ni demasiado Yang ni demasiado Yin, sino compartir equilibradamente ambos principios para que se vea reflejada su armonía en nuestra vida.

Si una casa es demasiado Yang o demasiado Yin es fácil caer enfermos, tener accidentes, que nos roben, andar muy alterados o deprimidos, que no llegue la prosperidad a la familia, etc...


¿Cómo es una casa o habitación demasiado Yang?

  • Que esté recibiendo luz o calor durante todo el día. Vivir cerca de fábricas o tendidos eléctricos convierten a tu casa en Yang automáticamente.
  • Estar escuchando música ruidosa continuamente.
  • Al pasar prácticamente todo el día en una habitación determinada sin dejarla descansar se le da exceso de Yang.
  • Presencia sólo de colores cálidos como amarillos, cremas, rojos, anaranjados. Y también el blanco se consideran yang, así que no conviene abusar.
  • Que tenga muchas lámparas, velas o elementos que den mucha luz.
  • Que esté sobre aireada con las ventanas todo el día abiertas.
  • Que tenga muchas plantas.

Remedios:

  • Introducir colores fríos como las tonalidades azules, negros, plateados o grises. Pintando las paredes de esos colores o introduciendo elementos decorativos que los tengan.
  • Evitar demasiado ruido o crear música relajante.
  • Introducir agua en la decoración en copas, boles, peceras o lo que se te ocurra. Procura que sea siempre un agua limpia, que si quieres puedes colorear de azul. Mejor todavía si no es del grifo sino de manantial.
  • Puedes poner cuadros que tengan pintados ríos, lagos o representen atardeceres.
  • No pasarse con las plantas.
  • Rellenar aquellos lugares que estén demasiado vacíos o que tengan mucho espacio.



¿Cómo es una casa o habitación demasiado Yin?

  • Lugares que no reciban demasiada luz, especialmente los interiores.
  • Una casa excesivamente silenciosa o pocas veces habitada.
  • Vivir cerca de lugares asociados a la muerte.
  • Presencia absoluta de colores fríos u oscuros como las tonalidades del azul, grises y negros.
  • Poco aireada.
  • Lugares muy estrechos y llenos de cosas.

Remedios:

  • Introducir colores cálidos como las tonalidades rojo, naranja, cremas, amarillos, dorados... Pintando las paredes de esos colores o introduciendo elementos decorativos que los tengan.
  • Poner música alegre como los ritmos latinos.
  • Introducir el elemento fuego en forma de velas encendidas durante buena parte del tiempo.
  • Situar lámparas encendidas en lugares que estén muy sombríos.
  • Colocar cuadros que sean de los colores indicados, o que representen amaneceres.
  • Situar móviles o campanillas en el techo.
  • Airea con frecuencia la casa o la habitación.
  • Introduce elementos que representen a la tierra como cuarzos o cualquier otro mineral.
  • Procurar hacer espacio y deshacernos de cosas viejas que estén estorbando.
  • Introducir plantas.

Las orientaciones

En Feng Shui existen varias escuelas que utilizan determinadas fórmulas para conseguir que nuestra casa se favorezca de un Chi armonioso. Hoy vamos a hablar de la escuela de la Brújula.

Esta escuela utiliza una serie de fórmulas muy concretas para aplicar a través de una brújula y descubrir cuáles son nuestras orientaciones o direcciones de nuestro edificio, habitaciones, muebles, ... etc. propicias y cuáles no lo son. Para ello existen unas fórmulas que nos hablan de qué direcciones son las adecuadas a nivel personal, y otras que nos hablan, a través de unas tablas muy complejas, de qué direcciones son las favorecidas a lo largo del año.

Aquí vamos a aprender a calcular cuales son tus direcciones favorables y desfavorables a nivel global y qué deberíamos hacer en función de ellas.

En este sentido hay que empezar por tener en cuenta que el Feng Shui utiliza básicamente las ocho direcciones posibles (N, NO, NE, S, SO, SE, E, O) correspondientes a los ocho triagramas del I-Ching. Para situar estas direcciones y clarificarlas con respecto a tu casa, se ha creado el llamado cuadrado mágico o cuadrícula Lo Shu, que te servirá de plantilla.

Bien, lo primero que debemos hacer entonces es descubrir cuáles son nuestras direcciones personales. Para ello haremos unos cálculos que darán a lugar un número llamado Kua. En función de este número veremos si pertenecemos al grupo occidental o al grupo oriental, y en función del grupo veremos por fin nuestras direcciones.

Autor: Anónimo


Nota:

Interesados en descargar "Las doce casas", en inglés, formato PDF, copiar el siguiente link en la barra URL de Google y ya conocen el resto del procedimiento:


http://rapidshare.com/files/146789604/Howard_Sasportas._The_Twelve_House.pdf.html