viernes, 13 de marzo de 2009

De occulta philosophia


De occulta philosophia CCXXIII.- Introducción a la astrología (V)

Al mismo tiempo que Ptolomeo revolucionaba la astrología desde Alejandría el imperio romano,el mundo árabe y el occidente europeo se dejaban influenciar por ella.
Los romanos,tolerantes por naturaleza,no se opusieron a cuantas religiones y doctrinas astrales le llegaron de oriente,entre ellas la astrología.

Cicerón (106-43 a.C.) alude a la astrología en muchos de sus escritos,y uno de sus amigos fue el astrólogo Nigidio Fígulo,buen conocedor de la astrología grecoegipcia.Y en esta época había publicado ya también numerosos tratados de astro-meteorología el astrólogo Fonteius Capito,por lo que los años 30-100 d.C. conocieron el auge de la astrología romana,muy influyente en los Césares y en toda la nobleza romana.Augusto acuñó moneda con su signo astral,Capricornio,e introdujo en la Corte al astrólogo Trasilo,consejero también de Tiberio.La astrología fue moda en Roma,y toda la literatura romana habla con familiaridad de los astros.Ovidio,en Ibis,describe con precisión el horóscopo de un enemigo;Manilio compuso las Astronómicas,y desde el reinado de Tiberio Roma fue un mercado de astrología,cultivado por astrólogos como Doroteo de Sidón o Balbillus,y difundido por charlatanes.

El fatalismo astral estuvo de moda,aunque criticado por moralistas como Plinio el Viejo,que rechazó el influjo de los astros en el ser humano,aunque admitiendo influjo general en la naturaleza.Si emperadores como Diocleciano persiguieron a los caldeos (astrólogos),es porque les predijeron muerte prematura y violenta,o augurios poco gratos.

En Roma coexistió pues una astrología popular y otra erudita,especialmente durante los reinados de Nerón y Diocleciano.Los reinados de Adriano,Antonino y Marco Aurelio fueron años de helenismo,y se redactaron en griego numerosos tratados de astrología,con nuevos juicios negativos de Plotino (205-270 d.C.),que cree divinos a los astros,pero sin influencia sobre los seres humanos.Incluso hubo una astróloga,Julia Balbilla,sobrina de Balbillus,teniendo todos los emperadores astrólogos,como más tarde sucederá con los reyes de Francia.

El pueblo judío,colonia romana,se opuso al culto al emperador y a la astrología.También fue combatida por San Pablo y Padres de la Iglesia,y por tanto por el cristianismo.Sin embargo hay vestigios astrológicos en los manuscritos del Mar Muerto,lo que indica que la astrología fue aceptada por los esenios,siendo muy probable que Jesús fuese esenio.Y desde luego la estrella de los Magos,el número doce de apóstoles,el siete de los pecados capitales,y la ascensión al cielo son influencias astrológicas en los Evangelios.

Los Padres de la Iglesia son los que convirtieron en demonios a los dioses planetarios,y sin embargo incluso para Orígenes astra inclinant,non necessitant (los astros inclinan,no obligan).San Agustín creyó en la astrología en su juventud,y astrológica puede ser también su doctrina de la predestinación.Fue en el año 381 d.C. cuando el Concilio de Laodicea prohibió a los eclesiásticos interesarse por la astrología,pero que fuera condenada por dos Concilios más prueba que los clérigos no hicieron mucho caso.Las creencias astrológicas están presentes en muchos autos de fe de la Inquisición,y tras el año 395 d.C. es cuando se tomaron en Roma medidas muy duras contra los astrólogos,obligándolos a emigrar a Persia.
La astrología se difundió pues ampliamente entre persas,sirios,árabes y turcos,y a partir del siglo VIII d.C. fue muy popular El hakam el noud´joun,o juicio de las estrellas.Y aunque Mahoma intentara eliminar supersticiones astrales e ideas judeocristianas,el Corán no condena a la astrología.Muchos Califas tuvieron también astrólogos,si bien en el Islam la influencia de los astros dejó de ser fatídica.

La astrología árabe fue por tanto muy floreciente,y los principales elementos técnicos del horóscopo natal árabe siguieron siendo helenísticos.Los eruditos árabes aportaron importantes contribuciones matemáticas a la técnica del horóscopo (determinación algebraica de las casas intermedias,por ejemplo),y construyeron astrolabios que permitieron la lectura directa de las casas.Fueron también los que introdujeron en occidente la astrología mágica,que se tradujo en uso casi general de amuletos y talismanes.

Los filósofos judíos no fueron pues hostiles a la astrología,que incluso hebraicizaron (Ibn Azra,siglo XII).Aunque la España judeo musulmana fuese por lo general contraria a la astrología,como vuelve a demostrar Abû Ali Al-Hosein Ibn Sînâ (Avicena),o Ibn Khaldún (siglo XIV).

Los cinco siglos de Edad Media conocieron también un indudable desarrollo astrológico,y la Alta Edad Media no ignoró a Ptolomeo.Las Etimológicas de san Isidoro de Sevilla (560-636) incluye a la astrología entre las supersticiones paganas,pero admite su práctica.Carlomagno se interesó mucho por la astrología,y las crónicas astrológicas florecieron en muchas escuelas monásticas.La escuela de traductores de Toledo tradujo obras de astrología,y San Alberto Magno (1193-1280) creyó en la astrología,aunque sin influir en el destino humano.Igual sucede con Pedro Abelardo (1079-1142) o incluso Santo Tomás de Aquino (1225-1274),para el que el primer motor es el cuerpo celeste,los astros son la causa de cuanto sucede en los cuerpos inferiores,aunque su influencia sea indirecta.Para Roger Bacon (1214-1294) la alquimia,la astrología y la magia son los tres elementos básicos de las ciencias naturales,aunque la astrología erudita no profesa el fatalismo.Entre 1450 y 1650 floreció en toda Europa la astrología erudita,y todos los reyes y príncipes tuvieron en su Corte astrólogos,la mayoría también médicos.Carlos V tuvo seis astrólogos.Y Papas como Inocencio VIII y Pablo II no sólo no fueron adversarios de la astrología,sino que en 1520 hubo cátedra de astrología en la Universidad pontificia.

Y es que las universidades más prestigiosas de la época cultivaron la scientia motus (astronomía) y la scientia judiciorum (astrología).La mayoría de los nobles encargaron natividades (mapas del cielo natal),y las conjunciones planetarias,cometas,eclipses,progresiones y revoluciones solares estuvieron a la orden del día.La astrología contribuyó al desarrollo de la medicina,y el médico fue incompleto (imperfectus) sin conocimiento de astrología.

La imprenta facilitó la publicación de efemérides,que permitieron horóscopos sin necesidad de cálculos directos.Efemérides y calendarios astrológicos tan generalizados,que los llevaron Cristóbal Colón y Vasco de Gama en sus viajes.
Placidus de Titus (1603-1668),benedictino y profesor en la universidad de Pavía,consideró que las doce casas astrológicas eran zonas de influencia real en el movimiento diurno del sol.
El Renacimento fue pues por lo general favorable a la astrología,e incluso se le hizo horóscopo a Lutero.El observatorio de Greenwich sirvió para efectuar horóscopos,y fue el siglo XVII el que inició el declive de la astrología,motivado por el heliocentrismo.
Astrónomos como Tycho-Brahé (1546-1601) y Kepler siguieron cultivando la astrología,que Kepler incluso elevó a rango científico.El astrólogo Morin de Villefranche (1583-1650) publicó Astrologica gallica (La Haya,1661),en la que aún el primum mobile es un lugar del que emanan las fuerzas siderales que influyen sobre los cuerpos terrestres.

Fue a partir de Descartes (Discurso del Método,1637) cuando la astrología comenzó a perder crédito,no sólo por las condenas de la Iglesia,sino de las nuevas ciencias.A partir de entonces se dejó de enseñar en las universidades,y Colbert la prohibió en Francia en 1660.